Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vandalismo

Los gamberros se ensañan con Broglia

La escultura del artista uruguayo en Alaró sufre un nuevo ataque que la reduce a la mínima expresión

La escultura ha quedado reducida a su mínima expresión tras años de actos vandálicos. S.Campins

El escultor Enrique Broglia residió en Alaró desde los años ochenta hasta 1996. Recuerdo de esta estancia es, o casi habría que decir era, una obra en bronce ubicada en la plaza Sebastià Jaume, junto a la iglesia.

El pasado viernes se produjo un nuevo ataque vandálico a la escultura, que ha quedado reducida a la mínima expresión. El deterioro no es reciente y se arrastra desde hace una década. Primero se arrancaron unas varillas metálicas que unían los distintos elementos. Luego desaparecieron dos de las sujeciones en forma de media luna que sostenían el conjunto. El pasado viernes fue arrancada la tercera y ahora sólo queda una de las cuatro iniciales.

Según fuentes municipales, el acto incívico fue protagonizado por un «grupo de jóvenes extranjeros no identificados», aunque les fue incautado un patinete eléctrico. La pieza fue recuperada y se encuentra en dependencias municipales.

El alcalde de Alaró, Llorenç Perelló, lamentó el nuevo ataque destructivo. Aseguró que está previsto que el próximo mes se inicie el proceso de restauración en la fundición de Madrid donde se elaboró la obra original. «Se hará igual, pero con más elementos desechos». Algunos de los fragmentos arrancados se guardan en dependencias municipales. Otros deberán fundirse de nuevo, se supone que a partir de los moldes conservados en la empresa madrileña.

El actual primer edil había criticado desde la oposición al equipo de gobierno formado entre 2015 y 2019 por PSOE y Més ante la falta de iniciativa para solucionar el destrozo progresivo de la obra de Broglia. 

El artista uruguayo protagonizó en 2009 una antológica de sus trabajos en el casal de cultura de Son Tugores. En la portada del cartel se reprodujo el proyecto de la escultura que, por comparación, ha quedado absolutamente desvirtuada.

Enrique Broglia nació en Montevideo en 1943 y murió en 2013, también en la capital uruguaya. Sin embargo, su trayectoria vital y artística le llevó a residir en París y a recorrer medio mundo, hasta su paréntesis alaroner y el retorno a su patria. Sus esculturas y proyectos pueden contemplarse en su país natal, Sao Paulo, Nueva York, Osaka, Seúl y un largo etcétera. Su obra mallorquina más destacada se encuentra en el Parc de la Mar. Colaboró con escritores de talla mundial como su compatriota Mario Benedetti y también con el mallorquín Antoni Serra.

Compartir el artículo

stats