Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘porc negre’ busca su sello de raza autóctona 100%

Los productores muestran su "gran preocupación" por los elevados costes derivados del conflicto bélico, que se han disparado entre un 60 y un 70%

El ‘porc negre’ busca su sello de raza autóctona 100% RF

La asamblea general de la Asociación de Ramaders de Porc Negre Mallorquí ha estado marcada por la reivindicación de la importancia del producto local, sostenible y de calidad pero también por la «gran preocupación» que viven los ganaderos por los elevados costes derivados del conflicto entre Rusia y Ucrania. El encuentro también ha servido para renovar la junta directiva. Miquel Joan Company coge las riendas de la presidencia de la entidad con la misión de seguir una línea continuista y con el reto de poner en marcha el sello de la raza autóctona 100% para llevar al cerdo negro mallorquín « lo más arriba posible». Se trata de un sello del ministerio de Agricultura que identifica cualquier producto procedente de animales de razas autóctonas. «Es una garantía y un paso importante tanto para el productor porque nos exigirá unos controles como para el consumidor».

8

El ‘porc negre’ busca su sello de raza autóctona 100% R.F.

Y en un escenario de crisis como el actual a raíz de las consecuencias de la pandemia y del conflicto bélico, la producción de Porc Negre Mallorquí debe reforzar su orientación hacia «el segmento de calidad y asumir los retos e incertidumbres que marcan las normativas europeas de la Agenda 2030 siendo la sostenibilidad, la circularidad y el producto local las líneas estratégicas». «Tenemos la suerte de tener un producto exquisito entre manos . Debemos mejorar y sacar otros productos como, por ejemplo, apostar por la carne fresca. Hay que abrir el abanico», apunta Company.

"Antes el kilo de cebada iba a 18 céntimos, ahora la tonelada cuesta 400 euros"

decoration

En la asamblea general celebrada en el Rancho Grande de Son Serra, los ganaderos han dejado clara su «gran preocupación» por los elevados costes, las perspectivas de crecimiento y las tendencias inflacionistas. Y es que la producción del cerdo negro mallorquín se ha visto afectada por esta situación. Se han tenido que revisar los costes de producción, mediante un «gran esfuerzo» de consenso entre los ganaderos y los elaboradores de sobrasada de Mallorca de cerdo negro. «La actuación de la conselleria de Agricultura ha sido siempre constructiva y tendente a la sostenibilidad tanto de la producción ganadera como de la elaboración del embutido más emblemático de Mallorca», ha asegurado Company que ha confesado un «de la covid salimos más o menos vivos pero la guerra nos ha dejado medio noqueados porque el coste de alimentación se ha disparado y nos cuesta entre un 60 o un 70% más de lo que nos costaba hace un año y medio. Es muy difícil de sostener. Ahora mismo vendemos por debajo de los costes de producción y eso que hemos subido precios pero volvemos a estar en las mismas». Company asegura que antes el kilo de cebada iba a 18 céntimos, ahora la tonelada cuesta 400 euros. «El aumento global es de un 60 o 70% pero los precios varían cada semana y así es muy difícil trabajar», lamenta.

El cerdo negro mallorquín es la única raza porcina autóctona de Balears que se encuentra en peligro de extinción y que se conserva gracias a su utilización en la elaboración de productos de calidad, entre los que destacan la sobrasada y la lechona. En la actualidad el censo reproductor de la raza alcanza las 1.300 cerdas adultas y se comercializan unos 3.000 cerdos cebados de entre 120 y 180 Kg de peso vivo y algo más de 8.000 lechonas de entre 6 y 12 kg de peso vivo. Cabe recordar que la Asociación de Ramaders del Porc Negre Mallorquí se fundó en 1990 con el objetivo de recuperar al cerdo negro mallorquín de la extinción. En la actualidad cuenta con 60 explotaciones inscritas.

Compartir el artículo

stats