Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La playa de es Trenc ha retrocedido 14 metros de media desde el ‘boom’ turístico

Un estudio de Medio Ambiente revela que entre 1979 y 2021 el arenal más emblemático de Mallorca se estrecha 24 centímetros anuales

La playa de es Trenc ha retrocedido 14 metros de media desde el ‘boom’ turístico Servicios de geología / Sotasól

El estado de salud de uno de los enclaves naturales más importantes de Mallorca, es Trenc (Campos), es crítico. Así lo pone de manifiesto un estudio encargado por la conselleria de Medio Ambiente y sufragado con fondos de la Ecotasa. Apunta que desde la llegada del llamado boom turístico, iniciado a principios de los años 70, la playa de es Trenc se ha estrechado una media de 14 metros y en algunos puntos se han documentado retrocesos de hasta 40 metros de arena desde la primera línea de mar.

El estudio identifica dos causas fundamentales: el elevado impacto antrópico por la masificación humana durante décadas y la retirada indiscriminada de posidonia sobre la arena que realiza la función de barrera natural.

El conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, aseguró que «era una evidencia que el impacto de la masificación era una de las principales causas de la erosión, fruto de que la playa de es Trenc se ha explotado durante décadas en base al rédito económico y no en parámetros ambientales». «No obstante -prosiguió Mir-, este estudio nos permite visualizar las épocas y ligarlas a los acontecimientos que afectan a la playa».

En el caso del impacto de la masificación, los datos del estudio son lo suficiente elocuentes para advertir el crítico estado de salud de es Trenc. En concreto, desde el inicio de la llegada masiva de turistas a Mallorca, fijado en 1979, y hasta 2021 es Trenc ha retrocedido una media de 24 centímetros anuales. Asimismo, revela que entre 1956, año de inicio del estudio, y 1973 la playa crece varios centímetros anuales. En esa época el número de bañistas era más bien escaso y sobre la arena no existía ningún restaurante o chiringuito. Además, la posidonia era retirada por los agricultores y ganaderos de forma manual y utilizando animales de tiro para transportarla hasta sus explotaciones.

Fotografías aéreas de 1956

El trabajo de campo se ha realizado mediante fotografías aéreas poniendo de inicio el año 1956, que es cuando se tienen las primeras imágenes documentadas, y hasta el año 2021. Ha sido realizado por la consultora catalana Sotasól Serveis Geològics, que fue la que ganó el concurso para realizar el estudio con fondos procedentes del Impuesto de Turismo Sostenible, la Ecotasa. El trabajo traza una minuciosa radiografía sobre la evolución espacial de es Trenc desde el año 1956 y llegando al 2021.

Los geólogos solo han diagnosticado la evolución de la playa desde los núcleos de ses Covetes a la de la Colònia de Sant Jordi. En total se ha realizado una radiografía histórica de unos siete kilómetros de playa. 

No se ha radiografiado el tramo que va de sa Ràpita a ses Covetes, pese a que también tiene una influencia esencial en la erosión del arenal virgen de es Trenc. 

Club Náutico sa Ràpita

En concreto, tal y como han podido comprobar desde la conselleria de Medio Ambiente, en el año 1973 se inició la construcción del Club Náutico de sa Ràpita, desarrollando los diferentes diques que albergan el puerto. Este hecho también es señalado como uno de los motivos de la erosión de la playa, al modificar las corrientes naturales de la zona e intensificado el arrastre de arena hacia el fondo marino.

A todo ello hay que unir que durante más de 30 años se ha retirado la posidonia de forma indiscriminada, utilizando grandes excavadoras sobre la arena, lo que es otro de los motivos de la situación de regresión que sufre es Trenc, ya que la posidonia realiza la función de filtro natural e impide que la arena de la playa se desplace y evita así la erosión. Este es calificado como uno de los principales problemas de es Trenc por el estudio.

Prueba de ello es que el periodo de máximo impacto sobre la playa, según el estudio de Medio Ambiente, se sitúa entre los años 1973 y 1979. En este periodo de seis años se han llegado a diagnosticar tramos donde es Trenc perdió 42 metros de playa. Es la época en que llega el turismo de masas, es Trenc se convierte en el reclamo de toda la isla y se empieza a explotar la playa montando y construyendo restaurantes de obra sobre la arena. Todo ello con picos de 30.000 o 40.000 personas cada día sobre el arenal en los meses de verano.

El estudio realizado por los geólogos de Sotasól también analiza la distancia entre la línea más alejada de la orilla del mar y la más cercana. En estas franjas hay tramos que en los últimos 40 años la playa de Es Trenc se ha reducido en más de 23 metros de ancho. Ello pone de manifiesto, según el trabajo, que la erosión del arenal tiene una relación directa con el exceso de ocupación. Una muestra de esto es que en la zona conocida como na Tira Pèl, situada junto al camino de acceso al aparcamiento, es donde se ha detectado un retroceso del ancho de playa que va entre los 20,5 y los casi 32 metros.

188 morfologías erosivas

El trabajo encargado por la conselleria de Medio Ambiente también estudia el estado de salud del sistema dunar, como elemento clave para la supervivencia de la playa. En este caso, se han detectado hasta 188 morfologías erosivas en las dunas de es Trenc, lo que indica que se encuentra también en una situación crítica.

La duna, según los técnicos de Medio Ambiente, realiza una función de bisagra que ayuda a bascular los movimientos de la playa durante los temporales o fuertes mareas. Si el sistema dunar cuenta con muchos puntos de erosión, como ocurre en es Trenc, esta función de bisagra no se ejecuta de forma correcta y el entorno natural sufre las consecuencias.

La principal afección por este problema es que la duna no retiene la arena de la playa por los puntos de erosión y durante los temporales el viento la arrastra hasta el interior, lo que se convierte en otro elemento nocivo y que provoca una fuerte erosión.

En el caso de es Trenc, el mismo estudio revela que estas morfologías erosivas de su sistema dunar han provocado que la arena se ha ido desplazando hacia el interior del bosque y llegando hasta 919 metros de distancia. Muestra de esto es que detrás de la playa de es Trenc se estima que se han llegado a desplazar hasta 14.422 metros cúbicos de arena, lo que equivale a más de 14.400 toneladas de sedimento.

Esta problemática solo se soluciona aplicando sistemas de protección de las dunas mediante barreras de cañas y restringiendo la presión humana o antrópica sobre las zonas más sensibles.

Protección de es Trenc

Desde la conselleria de Medio Ambiente consideran que desde la declaración de parque natural de es Trenc se ha cambiado el sistema de gestión de la playa. «Ahora se gestiona desde el punto de vista ambiental», apunta el conseller Miquel Mir.

De igual modo, aseguran que el estudio avala las medidas de protección que están aplicando y que tanta controversia han causado. Es el caso de la eliminación de los tres chiringuitos desmontables y solo dejando tres puntos de venta. Ello disminuye la presión humana sobre gran parte de la playa de es Trenc.

Compartir el artículo

stats