Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Participación ciudadana

Los ‘pollencins’ quieren un gran espacio cultural en Ca n’Escarrintxo

Los vecinos y vecinas que forman parte del proceso participativo sobre los usos del antiguo campo de fútbol de Pollença coinciden en la necesidad de habilitar un área para celebrar conciertos

Imagen del antiguo campo de fútbol de Ca n'Escarrintxo, en Pollença. DM

Un gran espacio cultural al aire libre. Este podría ser el uso que el ayuntamiento de Pollença podría dar al antiguo campo de fútbol de Ca n’Escarrintxo después de que los vecinos y vecinas que participan en el proceso de participación ciudadana para decidir el uso de la finca se hayan decantado de forma mayoritaria por esta posibilidad. Primero, el Consistorio deberá formalizar la compra de la finca por unos 550.000 euros.

La sala de plenos municipal acogió el jueves por la tarde una reunión de la asamblea ciudadana de Ca n’Escarrintxo en la que empezaron a ponerse sobre la mesa los proyectos que los 25 vecinos y vecinas seleccionados de un total de 3.000 residentes escogidos al azar han propuesto al Ayuntamiento como posibles usos del antiguo campo de fútbol.

El regidor de Participación Ciudadana, Mateu Soler, explica que «en general, la gente está bastante de acuerdo en la necesidad de tener un espacio escénico que pueda albergar grandes conciertos», una finalidad que encajaría en la finca de Ca n’Escarrintxo debido a sus dimensiones. Además, también se ha propuesto la reforma de los espacios interiores donde actualmente hay locales de ensayo para grupos para crear salas polivalentes destinadas a las asociaciones y entidades del municipio. «Nos hacen falta espacios así, Ca n’Escarrintxo debe ser un espacio de cultura porque la parte deportiva ya está muy bien cubierta en el municipio, modélico en cuanto a instalaciones deportivas», señala Soler. Otras propuestas lanzadas por los ciudadanos han sido descartadas en un primer cribado porque «eran proyectos que ya están previstos o bien están cubiertos».

La próxima semana se concretarán todavía más las propuestas, aunque el regidor avisa que «será un proceso largo», ya que previamente hay que comprar la finca y después aprobar una recalificación del suelo. Cuando la finalidad de la finca esté decidida, el objetivo del Ayuntamiento es el de convocar un concurso de ideas para la redacción del proyecto definitivo. 

Soler destaca que el proceso participativo sobre Ca n’Escarrintxo «es pionero en Balears».

Compartir el artículo

stats