Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un mes de prórroga para la polémica reforma de la primera línea de Porto Cristo

AIPC insiste en que ha habido una falta de efectivos y planificación y responsabiliza al equipo de gobierno de no exigir el cumplimiento de plazos

Las obras en la primera línea de Porto Cristo. | S.S.

Entre protestas, reproches y falta de planificación. Así han pasado los seis meses de obras en la primera línea de Porto Cristo que afectan a la calle Bordils, Colón y el paseo de la Sirena, que en teoría deberían haber terminado este 19 de mayo. Por el contrario y con la temporada turística oficiosamente iniciada y los negocios ya abiertos, no concluirán hasta dentro de cuatro semanas… si todo va bien.

Y es que el ayuntamiento de Manacor ha tenido que aprobar una prórroga de un mes más para evitar problemas o que las obras pudieran quedar paralizadas en pleno verano: «La empresa nos pidió seis semanas y le damos cuatro. Ahora la prioridad es que acaben», explica la concejala de Urbanismo, Núria Hinojosa, quien rechaza que ni ella ni el responsable de la Zona Turística, Sebastià Nadal (ambos del PSOE) sean responsables de la demora por falta de implicación, como les reprocha la oposición.

En 2021 la empresa Coptisa SL ganó el concurso para acometer el proyecto de remodelación y reestructuración de la fachada marítima porteña, cuyo principal motivo es arreglar las canalizaciones y pluviales de una vez por todas. De hecho hace solo unos días la falta de una infraestructura moderna provocó un nuevo vertido de aguas fecales en la playa urbana de Porto Cristo, que hizo incluso que el Ayuntamiento tuviera que instalar carteles en la arena desaconsejando el baño.

El proyecto fue concedido a la empresa catalana por 877.967,93 euros. Una cifra que rozó la baja temeraria puesto que el importe inicial de licitación era de poco más de 1.080.000 euros. Lo que provocó no pocos recelos entre el partido predominante en la zona costera manacorina, sobre si se llegaría a tiempo.

«Ha habido una falta evidente de efectivos y planificación. Las obras debieron empezar el pasado 19 de noviembre y no lo hicieron hasta finales de ese mes. Tenía que haber estado más atentos y así no tendríamos que dar ahora un mes de prórroga con la temporada turística encima y muchos negocios afectados», recuerda la concejala de la Agrupación Independiente de Porto Cristo (AIPC-SyS), Antònia Llodrà, que lamenta que en muchos momentos «no se ha trabajado al ritmo que tocaba».

Un problema que, además de a vecinos y turistas, afecta de forma evidente a la docena de negocios de la primera línea, que ven cómo ya han tenido que volver a contratar a sus trabajadores fijos discontinuos este mes de mayo, aunque sus cajas están muy por debajo de lo que preveían este año por estas fechas. Lo que hace que ahora quieran unirse para plantear una demanda conjunta contra el consistorio que les compense de las pérdidas.

De hecho hace dos plenos municipales el Ayuntamiento votó a favor de una propuesta de AIPC-SyS para plantear ayudas de compensación, que todavía no se han hecho efectivas ni se han esbozado. «Está claro que las tasas municipales no pueden ser eliminadas técnicamente, pero sí que se pueden llegar a acuerdos de compensación en la ocupación de espacios, las basuras o la limpieza», continúa Llodrà, que no cree que ni la calle Colón ni el paseo de la Sirena acaben a tiempo.

Compartir el artículo

stats