Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas populares

Las fiestas patronales regresan con fuerza, ganas y absoluta normalidad

El Firó de Sóller ha marcado el camino a los municipios con celebraciones multitudinarias para organizar los eventos festivos como en la etapa prepandémica, aunque son conscientes de que deberán extremar las medidas de control

Una imagen del Firó de Sóller celebrado el pasado lunes. MANU MIELNIEZUK

Sin ninguna duda el Firó de Sóller ha marcado un antes y un después en cuanto a las fiestas populares, unas celebraciones que tras el parón de dos años impuesto por la pandemia regresarán con fuerza, ganas y con más participación que nunca. De hecho, los propios municipios admiten que tras la experiencia vivida en Sóller este pasado lunes se puede afirmar con rotundidad que este verano será de absoluta normalidad. De hecho, algunos ya piensan en imponer medidas restrictivas, básicamente, para evitar masificaciones, no por el tema covid, si no para controlar los excesos. Y con el detenido por agresión machista y los abusos a periodistas en el Firó, el Consell de Mallorca ha recordado que ya tenía previsto reactivar en junio la campaña No i punt que se prolongará hasta finales de septiembre para cubrir las fiestas patronales de los municipios.

Pollença

El municipio del Nord espera con impaciencia la llegada del 2 de agosto para volver a escuchar el famoso grito de auxilio a la patrona Mare de Déu dels Àngels pronunciado por el héroe local Joan Mas ante la invasión de las tropas de Dragut. Todo apunta a que el simulacro de moros y cristianos regresará a la etapa prepandémica después de dos largos años sin la fiesta más celebrada por los pollencins, con permiso de Sant Antoni. «De entrada, en la Patrona no habrá ningún tipo de restricción ni impedimento, siempre y cuando la situación sanitaria sea como la de ahora; después de dos años sin fiesta hay muchas ganas», explica el alcalde Tomeu Cifre. De hecho, el Ayuntamiento espera que incluso haya una mayor participación popular que antes de la pandemia. «Seguramente habrá más gente que se presente para optar a representar a los cargos», añade el regidor, consciente de que el Consistorio deberá aplicar «muchas medidas de prevención» para evitar más desmadres de los habituales.

Sineu

La del Much de Sineu era una de las neofiestas más masificadas de la isla antes de la pandemia y todo apunta a que este verano la fiesta de color rosa regresará con fuerza. No obstante, el ayuntamiento de Sineu, que no organiza directamente la celebración, desearía que a partir de ahora el Much tuviese un carácter «más local y controlable, sin los excesos de gente de otros años», señala el alcalde Tomeu Mulet, pendiente todavía de sentarse con la Muchal Foundation para hablar sobre cómo será la fiesta de este año. «Debemos estudiar fórmulas para reducir un poco la masificación que se produce por la tarde, con botellones e incivismo, porque no beneficia a nadie», añade Mulet, aunque precisa que «no será nada fácil» establecer medidas de contención porque «Sineu tiene once accesos diferentes». 

Felanitx

En Felanitx, “después de dos años de pandemia se volverá a la normalidad con dos semanas de fiesta”. Así lo afirma el regidor de Fiestas, Pedro Acosta, que avanza que “se plantean verbenas como cada año”. “Tenemos la suerte de tener el parque municipal que está cerrado y tener buena seguridad, lo que nos permite establecer un límite de aforo y que no accedan personas con bebidas alcohólicas. El sitio es ideal”, puntualiza y avanza que para su día grande, el 28 de agosto que es el día de Sant Agustí, “ya planteamos medidas restrictivas como las de 2019 que van en el sentido de no dar autorizaciones para que los bares monten barras en la calle y poner música en la calle. Nuestra intención es que quienes disfruten de la fiesta ese día sean los felanitxers y no la gente que viene de fuera porque las experiencias de 2017 y 2018 fueron nefastas” con destrozos y botellones. “Así si evitamos las macrofiestas que se montaban en las calles se evita el efecto llamada”, sentencia.

Son Carrió

Y si Capdepera vive este fin de semana su propio viaje en el tiempo que lo lleva a la época medieval, Son Carrió ya vibró con sus fiestas la semana pasada. Las celebraciones se vivieron con la normalidad previa a la pandemia. El único acto que no se celebró fue la popular torrada que fue sustituida por la Gastronetada con la comida de los Food Trucks pero actos como el concierto de Anegats o la misma Fira se celebraron con mucha afluencia de público y con pocas mascarillas puestas, dando una imagen de normalidad en los festejos populares, los primeros en celebrarse en el Llevant.

Capdepera

Después de dos años vuelve una de las firas más multitudinarias de Mallorca, el Mercado Medieval de Capdepera. En este acto con gran afluencia de público durante todo el fin de semana, el Consistorio se suma a la campaña No fasi s’ase. El primer edil socialista, Rafel Fernández, ha pedido contención ya que “todo con moderación, se puede compaginar”. De todas formas, el Consistorio ha estado vigilante para que se cumpla la campaña dentro del mercado medieval.

Manacor

Y en la capital del Llevant, el delegado de Fiestas, Artur Aguiló, celebra que “al fin estos días estamos ultimando el programa” de las Fires i Festes. “Es la primera vez en la legislatura que he podido trabajar en la confección de los actos, lo cual es una satisfacción muy grande pero también mucho estrés, porqué desde fuera no se ve todo el trabajo que llevan tanto carrozas como la feria y todas las sorpresas que estamos preparando”. “Me hace mucha ilusión que todo vuelva a ser como antes de la pandemia, ni cupos de entrada, ni perímetros, ni vigilancia especial. Vamos a desplegar todos los actos tradicionales. Los dos últimos años tuvimos que recurrir a celebraciones virtuales o muy restringidas, pero ya está, estamos preparados”, confiesa Aguiló. Además, añade, después de las Fires i Festes tocará preparar las del Carme en Porto Cristo, Sant Jaume, Son Macià, s’Illot, etc.

Son Servera

Y en junio, Sant Joan. Así, Son Servera ya prepara su festejos dentro de una plena normalidad. Se iniciarán con el pregón y el tradicional sopar a la fresca, que en esta ocasión y por primera vez, no solo se celebrará en la plaza de Sant Joan, como era tradicional, sino que quienes quieran podrán hacerlo delante de su casa, modelo que se adoptó en pandemia, para evitar aglomeraciones con muy buenos resultados. El Consistorio durante todos las fiestas mantendrá paradas informativas de la campaña No siguis ase para prevenir altercados en todos los actos. El resto de actos que se prevén más multitudinarios como la Fira, los conciertos o actos deportivos se realizarán sin ninguna restricción. Así que bienvenidos a la absoluta normalidad.

Compartir el artículo

stats