Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

Mayores dificultados añadidas por la tardanza

Los planes de excavación de fosas de los represaliados de la Guerra Civil siguen devolviendo dignidades y clarificando hechos, más bien dramas, amparados por la administración autonómica y local.

A punto de concluir el tercer ciclo, van repitiéndose algunas constantes. Una de ellas es el impacto y consternación que continúa produciendo el resultado de las excavaciones a pesar del tiempo transcurrido desde la barbarie de la contienda fratricida. Pero precisamente la tardanza en la recuperación de restos se convierte en su mayor dificultad porque la documentación se difumina, los cementerios se han transformado y los familiares se han extinguido o se les ha perdido la pista.

Se vuelve a comprobar en el caso de Adolfo Quesada, el zapatero de Inca que ahora se busca en Mancor de la Vall. Existen suficientes indicios sobre el modo en que fue ejecutado pero, sin hijos, se ha evaporado la secuela de sus posibles allegados. De todos modos, esto no puede ser óbice para que se recupere su buena memoria.

Compartir el artículo

stats