Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manacor reforzará la vigilancia para no dejar aparcar en el Convent

El Ayuntamiento emitirá una instrucción interna para sus trabajadores para que dejen de estacionar en la zona

Dos coches estacionados en la plaza del Convent. | S. SANSÓ

El ayuntamiento de Manacor emitirá una instrucción interna para todos sus trabajadores para que no aparquen en el espacio peatonal de la plaza del Convent. Así lo ha explicado el responsable político de la Policía Local, Joan Gaià, quien ha advertido que si «ni el alcalde ni los concejales aparcan, tampoco deben hacerlo los trabajadores».

Hace meses que vehículos municipales, particulares, comerciales o incluso de la Policía Local, estacionan durante horas en la plaza donde se encuentra el claustro, las oficinas municipales y la iglesia barroca del convento de Sant Vicenç Ferrer. Una imagen que además de ilegal crea un grave perjuicio estético a una zona histórica y patrimonial, adoquinada y planteada como espacio lúdico y de tranquilidad.

«Se ha convertido en habitual ver coches y vehículos de la casa aparcados frente a la iglesia. Esto perjudica la imagen del entorno e infringe las normas», recuerda la portavoz de El Pi en Manacor, Catalina Riera, que no entiende como «habiendo un punto de carga y descarga cerca de 50 metros», se deba llenar diariamente el espacio de coches, furgonetas y camiones. «Yo misma he tenido que llamar la atención a algún conductor… no tiene ningún sentido».

Gaià, que ha anunciado que se reforzará la vigilancia policial, «aprovechando que ahora hay agentes que patrullan a pie por el centro», también plantea reforzar la señalización de prohibido aparcar «intentando encontrar un equilibrio con el espacio, tampoco se trata de pintar una línea amarilla de arriba abajo, pero sí encontrar la fórmula adecuada».

La plaza

Abierta después de la desamortización eclesiástica para formar parte después de la entrada del viejo consistorio, toma su nombre del convento de Sant Vicenç Ferrer, administrado hasta la entrada del siglo XXI por los padres Dominicos. Hasta el proyecto ZPR éste fue el último espacio (conjuntamente con la plaza Font i Roig) ganado en los coches.

Fue en 2015 cuando el primer pacto de izquierdas retiró las plazas de aparcamiento exclusivas para concejales y en 2018 (sin una ordenanza clara) cuando el Ayuntamiento del PP-El Pi-AIPC decidió empedrar y cortar el paso.

Compartir el artículo

stats