Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

El peligro crece en la tierra descuidada

Una de las escasas repercusiones positivas que han tenido los meses más duros de pandemia ha sido la de ver a gentes desocupadas entregadas a la limpieza de fincas privadas de cultivo y zonas boscosas de la que ya no se aprovecha la leña.

En la solución temporal también está el problema mayúsculo: el mantenimiento de espacios agrícolas y forestales no puede quedar a merced de actuaciones puntuales o motosierras de urgencia. Y en Mallorca ocurre así porque los productos ‘kilómetro cero’ aún tienen más de marketing que de consumo significativo. Fora Vila es ocio o abandono y el fuego y las plagas tienen campo libre y abonado.

Esto se ve ahora de manera particularmente grave en los pinares de Banyalbufar, Esporles y Valldemossa saqueados por el cap de fibló de hace dos años. Particulares y Administración necesitan aliarse para evitar males mayores.

Compartir el artículo

stats