Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

Banyalbufar: Miles de árboles muertos convierten el entorno del pueblo en un polvorín

El alcalde expresa su preocupación por el elevado riesgo de incendio que presenta la zona afectada por el ‘cap de fibló’ de 2020

Numerosos pinos muertos permanecen a pocos metros de unas casas, con el pueblo de Banyalbufar al fondo. J. Frau

El violento ‘cap de fibló’ que cruzó los municipios de Banyalbufar, Esporles y Valldemossa el 29 de agosto de 2020 dejó un escenario dantesco que todavía no se ha recuperado del desastre. Casi dos años después del terrible fenómeno y a pesar de todas las actuaciones realizadas desde la Administración autonómica, miles de árboles muertos y secos permanecen en el entorno de Banyalbufar, cuyos habitantes no ocultan su preocupación por el elevado riesgo de incendio que supone la acumulación de materia vegetal seca en gran parte del paisaje que se ve a simple vista desde el pueblo. El 95% del terreno afectado ya estaba clasificado antes como zona de alto riesgo de incendio forestal.

El entorno de Banyalbufar es un polvorín. «La inmensa mayoría del desastre se mantiene, hemos denunciado en muchas ocasiones el peligro de incendio, pero desde la conselleria de Medio Ambiente nos dicen que son fincas privadas y que ya no pueden invertir dinero público en ellas», explica Mateu Ferrà, alcalde de Banyalbufar. «Y no solo eso, también preocupan mucho las plagas que pueden reproducirse en la zona», añade.

El municipio ha podido arreglar los desperfectos más graves en las zonas públicas gracias a las ayudas institucionales y a los seguros, pero no puede actuar en las fincas privadas. «Hemos contactado con propietarios para instarles a solicitar ayudas a la Administración, pero en algunos casos las fincas son muy grandes y el dinero que llega es insignificante», lamenta Ferrà. Además, la declaración del municipio como zona catastrófica por parte del gobierno central «se ha quedado en un brindis al sol», asegura, «porque no ha llegado ni un euro todavía» a pesar de que el Ayuntamiento ha remitido a Madrid un listado con los bienes públicos afectados. 

El alcalde calcula que el ‘cap de fibló’ arrasó unos 800.000 árboles entre los tres municipios, un 90 por ciento de los cuales en Banyalbufar, y que actualmente «pueden quedar más de 600.000 muertos en nuestro municipio que permanecen sin retirar». 

Actuación de Medio Ambiente

Son cifras que asustan, aunque desde el servicio de Gestión Forestal de la conselleria de Medio Ambiente matizan los números. «Según las estimaciones realizadas quedaron afectados entre 250.000 y 300.000 árboles y las actuaciones realizadas han cubierto entre un 25 y un 30% del terreno por donde pasó el ‘cap de fibló’», explica Artur Barceló, ingeniero técnico del servicio forestal que dirigió las operaciones en la zona.

En total, unas 890 hectáreas resultaron dañadas, aunque los daños más significativos se concentraron en 415 hectáreas. La actuación del Govern ha cubierto una extensión de 111 hectáreas de fincas privadas, según explica Barceló. «Era imposible cubrir todo el terreno, por lo que se seleccionaron algunas zonas de prioridad ambiental y paisajística para prevenir el riesgo de incendios y la acción de las plagas», apunta el técnico. Hoy en día, si bien ya no se retiran más árboles muertos, se realiza un seguimiento periódico para observar la evolución de las actuaciones y el estado fitosanitario de la masa forestal.

A pesar de ello, el riesgo de incendio «está ahí», apunta Barceló, que insta a los propietarios de inmuebles en la montaña a aplicar «medidas de autoprotección» para mantener libre de material vegetal un área de 30 metros alrededor de las casas.

Branson limpiará los restos de su finca de Son Bunyola

Una de las fincas más grandes del municipio de Banyalbufar, Son Bunyola, propiedad del magnate británico Richard Branson, también fue una de las más afectadas por el ‘cap de fibló’. El alcalde Mateu Ferrà explica que el dueño de Virgin ha comunicado al Ayuntamiento que retirará los árboles muertos de la finca donde actualmente lleva a cabo obras de reforma para abrir un hotel de lujo

Compartir el artículo

stats