Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estellencs y Banyalbufar pilotan un proyecto para recuperar la agricultura

El Consell quiere recuperar tierras sin producir de la Serra dando becas a agricultores para que las cultiven

Estellencs y Banyalbufar pilotan un proyecto para recuperar la agricultura

Conocer la Serra de Tramuntana desde un punto de vista gastronómico. Con este objetivo han empezado este sábado en la finca Ecovinyassa de Sóller los talleres con una degustación de naranjas. Se trata de unas actividades enmarcadas en un proyecto más ambicioso que tiene que ver con la recuperación de la agricultura en la Serra. La consellera insular de Territorio, Maria Antònia Garcías, explica que es una iniciativa que está empezando a andar con un proyecto estratégico en Estellencs y Banyalbufar que tiene que ver en cómo poner en marcha unes marjades que ahora mismo no producen. «Dentro de la recuperación de la agricultura, queremos empezar por una zona concreta y queremos intentar recuperar tierras otorgando unas becas a agricultores que quieran empezar a cultivarlas. Estamos trabajando en ello. Es un proyecto piloto que nace con el objetivo de que se extienda en toda la Serra de Tramuntana», detalla Garcías.

«La Serra ha sido declarada Patrimonio Mundial por su transformación humana que ha sufrido, no solo por el espacio natural. Y esta transformación fue por la agricultura, por ello, ponerla en valor es importante», recuerda la consellera que incide en que las catas gastronómicas que han empezado este sábado han venido para quedarse en la agenda anual del Consorci. Cabe recordar que los talleres nacieron el año pasado con motivo del décimo aniversario como Patrimonio Mundial pero la demanda y el éxito fue tal que se han repetido. 

Estellencs y Banyalbufar pilotan un proyecto para recuperar la agricultura Més Cultura

Tras la degustación de naranjas en Ecovinyassa, el próximo viaje gastronómico será el 28 de mayo con una experiencia novedosa como es la degustación de cerezas y la visita a Son Palou, en Orient. El 11 de junio el programa promete una degustación de vino de malvasia combinado con el tomate de ramallet en el entorno que ofrece son Vives en Banyalbufar. Ya en septiembre, el recorrido gastronómico continua en Pollença y día 25 se ofrecerá una experiencia gastronómica con el queso de cabra como protagonista. La cita será en Formatges Tramuntana. Día 5 de noviembre se llevará a cabo un taller de aceitunas en Ca's Sorell en Fornalutx. El viaje por las delicias gastronómicas de la Serra terminará el 10 de diciembre con la experiencia de elaborar aceite en Pedruixella Gran, en Pollença.

"Degustar estos productos son el resultado de siglos de transformación de un territorio complicado que nos permite tener una experiencia gastronómica conectada a su historia e identidad", remarca Garcías. "La importancia de conocer las particularidades de los productos locales de la Serra va más allá del placer gastronómico ya que su paisaje cultural está modelado en base a sus cultivos agrícolas", zanja la responsable insular de Territorio.

Compartir el artículo

stats