Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP pide la apertura de los chiringuitos de es Trenc y el Govern defiende una gestión ambiental

Marga Prohens acusa al Ejecutivo de Armengol de estar “obsesionado” contra el turismo con “su nueva política de chiringuitos cero”. El conseller Mir tacha al PP de “falta de responsabilidad” al pedir que se abran estos negocios en este espacio natural

El PP reclama la apertura de los chiringuitos en es Trenc mientras el Govern defiende una gestión exclusivamente ambiental

El rifirrafe entre el Govern y el PP con el tema de los chiringuitos está servido. Ayer por la mañana la líder popular Marga Prohens se trasladó a la Platja des Morters en ses Covetes para denunciar junto a la alcaldesa de Campos, Francisca Porquer, la “obsesión” del Ejecutivo de Francina Armengol “contra el turismo” con su “nueva política de chiringuitos cero”. “Hasta hace un año, justo aquí detrás había un chiringuito que esta temporada no estará debido al informe ideológico que ha elaborado la conselleria de Medio Ambiente, que obliga a es Trenc a pasar de seis a tres chiringuitos”, lamentó la líder popular, que recodó que estas instalaciones “daban trabajo a familias y empresas campaneres, además de dar salida al producto local”.

“Esta reducción es un paso más en la turismofobia del Govern y el decrecimiento turístico. Lo que se pone en juego es el bienestar y la sostenibilidad de las islas”, denunció Prohens, que dejó claro que “el PP cree en la economía sostenible pero esta sostenibilidad debe ser medioambiental, económica y social. Sin estas tres patas, no hay sostenibilidad posible”. “Creemos en la protección de los espacios naturales más débiles como los sistemas dunares, pero cabe recordar que la Ley de Costas de 2013 ya determina que los chiringuitos sean desmontables y la distancia que debe haber entre ellos”.

Las críticas de los populares a los ataques del Govern obtuvieron su respuesta en los pasillos del Parlament. Así el conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, fue claro en cuanto a la reducción del número de chiringuitos: “Es una decisión firme”. Y lo es, argumentó, porque “está basada única y exclusivamente en criterios técnicos, no solo por parte de los servicios técnicos propios de la Conselleria, no solo del Órgano de Gestión del Parque, sino también por avales científicos externos, como recogen textos y artículos de la UIB y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza”.

“Todos concluyen que el retroceso de es Trenc es, en parte, debido a la falta de gestión y, sobre todo, a la alta presión antrópica a la que este espacio ha sido sometido en las últimas décadas”, zanjó Mir, que consideró que, a partir de ahora y bajo el paraguas de parque natural, “este sistema playa duna necesita una gestión única basada exclusivamente en criterios ambientales”. El conseller insistió en la necesidad de abandonar “de una vez por todas y sobre todo en esta playa, la gestión centrada en la visión del reto económico y social”.

Pese a que desde el punto de vista de los populares sea “falso que los chiringuitos sean los causantes de todos los males y que tengan un efecto llamada”, Mir defendió todo lo contrario. Si para Prohens son “excusas para la política de prohibición”, para el titular de Medio Ambiente “los chiringuitos, que hasta hace pocos años eran restaurantes, han actuado de efecto llamada, lo que ha supuesto la masificación en la playa”.

Y si el PP acusó al Govern de Francina Armengol de atacar a los chiringuitos de playa, el consellera Mir tachó de “una falta de responsabilidad absoluta” la acción de los populares de reclamar la apertura de dichos negocios en el espacio natural de es Trenc cuando estamos “en una situación evidentísima de emergencia climática”. Desde hace décadas, sentenció Mir, el cuerpo académico y científico está advirtiendo de que Balears está en situación de emergencia climática”. “Los efectos del cambio climático son cada vez más virulentos”, ha sentenciado, por ello, “el sistema playa duna es el mejor laboratorio natural del que disponen las islas”. “Las medidas de gestión son imprescindibles e inaplazables”, concluyó Mir.

Compartir el artículo

stats