Santanyí

El Govern ‘blinda’ Mondragó contra la masificación

El nuevo plan de ordenación limita las excursiones marítimas a tres desembarcos semanales, ordena el derribo del quiosco-bar de ses Fonts de n’Alis y fija un tope de cinco autobuses al día

Bañistas en el parque natural de Mondragó.

Bañistas en el parque natural de Mondragó. / T.O.

Iñaki Moure

Iñaki Moure

El parque natural de Mondragó constituye uno de los exponentes de la masificación que sufren cada año determinados puntos de la costa mallorquina. Con el objetivo de atenuar esa huella humana en un espacio de altos valores medioambientales, el Govern ha fijado un máximo de desembarcos semanales, ha regulados las plazas de aparcamiento y ha impulsado la ejecución del derribo del quiosco-bar de ses Fonts de n’Alis. Además, en este arenal, quedarán prohibidas las instalaciones de temporada cuando acaben las actuales concesiones administrativas, mientras que en s’Amarador sólo se permitirá un máximo de 16 parasoles y 32 tumbonas.

Éstas son algunas de las medidas que incluye el nuevo plan de ordenación de recursos naturales (PORN) de Mondragó, aprobado por el Consell de Govern celebrado este lunes. El nuevo documento supone la derogación de la anterior normativa reguladora, que databa del año 1992. La conselleria de Medio Ambiente y Territorio justificó la necesidad de actualizar esta regulación por factores como «el incremento de la presión antrópica sobre el espacio protegido, el contexto socioeconómico y las novedades en el marco legal vigente sobre conservación de la biodiversidad».

Una de las iniciativas que se implementará para limitar la capacidad de carga que sufre este punto costero paradisíaco de Mallorca es la limitación de las excursiones marítimas que pueden desembarcar en la zona, quedando restringidas a un máximo de tres desembarcos semanales de grupos de hasta 60 personas. El punto de amarre será el Caló d’en Garrot. En tierra, el Ejecutivo autonómico establece también restricciones de tráfico. Se permitirán sólo 5 autobuses por día y el número máximo de visitantes que pueden llegar a Mondragó en transporte colectivo privado será de 275 personas diarias.

[object Object][object Object]

Se limita el transporte privado marítimo. Así, las excursiones marítimas que pueden desembarcar semanalmente en la zona quedan restringidas a un máximo de tres desembarcos de grupos de hasta 60 personas. El punto de amarre será el Caló d’en Garrot.

[object Object]

Como máximo podrán acceder cinco autobuses diarios, con un tope de 275 personas al día. Mientras, el límite de los dos aparcamientos será de 394 coches, 17 vehículos adaptados, cinco autobuses y 51 motos. En un futuro, se estudiará una mayor reducción de plazas.

[object Object]

Cuando se acaben las actuales concesiones administrativas en la playa de ses Fonts de n’Alis quedarán prohibidas las instalaciones de temporada. Mientras, en el arenal de s’Amarador, el plan de ordenación permitirá un máximo de 16 parasoles y 32 tumbonas.

[object Object]

El nuevo PORN considera de «interés autonómico» el proyecto de derribo del quiosco-bar de ses Fonts de n’Alis. En este punto se restaurará el sistema dunar. Además, en general, el plan prevé la conservación y recuperación de especies prioritarias en todo el entorno.

En lo que hace referencia a los dos aparcamientos existentes, su capacidad de carga queda fijada en 394 coches, 17 vehículos adaptados, cinco autobuses y 51 motos.  Otra de las principales actuaciones que prevé el plan de ordenación es que cataloga como «interés autonómico» el proyecto de derribo del quiosco-bar situado en ses Fonts de n’Alis, «en el marco de un proyecto integral de restauración de los hábitats dunares», especifica el departamento autonómico de Medio Ambiente y Territorio. 

«Una vez ejecutado el proyecto integral de restauración, se podrá autorizar la instalación de un quisoco-bar de temporada desmontable, sin terrazas, y con una superficie máxima de 20 metros cuadrados», explicó la Conselleria.

· Más información de Santanyí en Diario de Mallorca.