Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calvià

Un vertido masivo de restos de asfalto contamina un torrente de Calvià

Montañas de este material se han depositado en la carretera antigua entre es Capdellà y Calvià vila

Los residuos se acumulan en la parte superior del puente, desde donde caen al cauce. | JUAN L. IGLESIAS

La imagen es impactante. Toneladas de restos de asfalto se acumulan en la carretera antigua entre Calvià vila y es Capdellà -cortada y sin uso en la actualidad-a pocos metros de la arteria que une ambas localidades. Parte de esos restos se ubican sobre un antiguo puente que atraviesa el cauce de un torrente, en una zona anexa al Barranc des Cohans. Parte de este material de desecho se ha desprendido y ha caído sobre el torrente.

Se da la circunstancia de que han coincidido varias obras de asfaltado en el municipio en las últimas semanas. El Consell de Mallorca, por ejemplo, llevó a cabo la semana pasada la mejora del pavimento de la carretera entre Calvià vila y Palmanova, lo que obligó a realizar cortes de circulación durante un par de días.

Igualmente, también se están asfaltando varias calles en la pequeña localidad de es Capdellà y en el polígono de Son Bugadelles (al lado de la urbanización Galatzó); lugares que también están cerca de donde se encuentra el vertido.

Las montañas de desechos acumuladas. | JUAN L. IGLESIAS

Apertura de diligencias

Consultado al respecto, el ayuntamiento de Calvià informó ayer de que está intentando aclarar cuál es el origen de esta acumulación de residuos, «porque hay varias obras en esa zona». Agregó el Consistorio que procederá a abrir las diligencias oportunas cuando determine de dónde procede.

Las montañas formadas por esos restos de asfalto se ubican en un tramo de la antigua arteria que unía Calvià vila y es Capdellà, que cayó en desuso cuando hicieron la nueva carretera. Las acumulaciones de residuos ocupan hasta 30 metros de la calzada y buena parte de ellos se sitúan sobre un puente; construcción abandonada que no se encuentra en un buen estado de conservación. Los restos de asfalto han caído sobre el lecho del torrente, que forma parte de la red de cauces que acaba llegando desde Calvià vila hasta la bahía de la localidad turística de Santa Ponça.

Seguramente, las lluvias de los últimos días habrán propiciado el filtrado de estos residuos en el suelo. El asfalto es un material contaminante en un doble sentido. Hasta ahora, se sabía que en el proceso de fabricación y colocación es un material que desprende elevadas emisiones tóxicas. Además, recientemente, un estudio realizado por la universidad de Yale, en Estados Unidos, concluyó que es una sustancia que, una vez depositada, sigue liberando emisiones contaminantes.

Momento en que el asfalto cae al lecho. | JUAN L. IGLESIAS

Aumento de hasta el 300%

Los científicos estadounidenses analizaron lo que sucede cuando el asfalto es expuesto a una radiación solar no excesivamente elevada, y constataron que se producía entonces un aumento destacado de hasta el 300 por ciento en las emisiones a la atmósfera. «Esto es importante desde la perspectiva de la calidad del aire, especialmente en los días de altas temperaturas», aseguraron los autores del estudio.

La ley estatal de residuos y suelos contaminados considera como una infracción muy grave el «abandono, vertido o eliminación incontrolado de cualquier otro tipo de residuos, siempre que se haya puesto en peligro grave la salud de las personas o se haya producido un daño o deterioro grave para el medio ambiente».

Para este tipo de infracciones, la ley establece multas que oscilan entre 45.001 y 1,7 millones de euros.

Compartir el artículo

stats