Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llucmajor apuesta por un nuevo plan urbanístico en las cuentas de 2022

El Consistorio ‘llucmajorer’ da luz verde a los presupuestos que suman 46,70 millones

El ayuntamiento de Llucmajor ha dado luz verde a los presupuestos de 2022, unas cuentas municipales “post pandemia” que suman 46,70 millones de euros y que según su alcalde, Éric Jareño, apuesta por la reactivación económica pero también por la “reactivación de Llucmajor en materia social y cultural”. La regidora de Economía y Hacienda, Pilar Bonet, resume las principales inversiones de este año. Una de las “más importantes” es la puesta en marcha de un nuevo proyecto de PGOU y es que el plan urbanístico llucmajorer data de 1984 y el equipo de gobierno quiere ponerse manos a la obra para “modernizar” el municipio.

Además de destinar 1,5 millones al asfaltado, parques y aceras, se invertirán otros 1,2 millones en encargar el proyecto para la urbanización, alcantarillado e iluminación de Cala Pi, Vallgonerera y Es Pas. En inversiones deportivas, se han dado prioridad a las de s’Arenal y Llucmajor. En el capítulo de inversiones se incorporarán unos 15 millones procedentes de remanente para mejorar infraestructuras municipales. Habrá una “potente” apuesta por los equipamientos culturales ya que habrá concurso de ideas para el teatro recreativo de Cas Coix y se incorporará Ca s’Hereu, actual sede de urbanismo, como nuevo conservatorio. Y es que la intención, avanza Bonet, es adquirir un solar para construir un nuevo edificio municipal donde se integrarán todos los servicios unificados para facilitar las gestiones a los ciudadanos.

“Estas cuentas municipales contemplan el refuerzo de distintas áreas para gestionar el gran número de inversiones que tendrá el municipio, además de las que se tramitarán de fondos europeos”, explica Bonet, que remarca que es “lo que más condiciona las cuentas municipales”. En 2021 se afrontó esta tarea con la plantilla actual pero las ayudas de fondos europeos conllevan mucha preparación técnica y trámites burocráticos, por ello, se reforzará la plantilla con cinco técnicos administrativos más. También se incorporarán un celador y un aparejador. “El gran reto es la estabilización de los interinos”, reconoce Bonet que detalla que será un presupuesto “expansivo que tendrá en cuenta la crisis derivada por la invasión de Rusia en Ucrania”.

Llucmajor ha aprobado sus cuentas municipales en sesión plenaria, unas cuentas que han contado con el voto en contra de los socialistas. Su secretario general en el municipio, Jaume Oliver, ha criticado la bajada a la mitad de las ayudas sociales y la falta de iniciativas de energías renovables y políticas activas de ocupación. Ha criticado “la absoluta falta de gestión” que se explica con un remanente de 35 millones. “Ahora nos quieren hacer creer que se pondrán a trabajar con lo que les demanda la ciudadanía”, ha asegurado Oliver alegando que el “año pasado ya actuaron igual”. Los socialistas también han criticado que se haya eliminado la partida destinada a los presupuestos participativos. Por su parte, Llibertat Llucmajor también ha emitido un voto en contra. Denuncian “falta de transparencia al presentar las cuentas” por parte del equipo de gobierno y critican que se recorten a la mitad las ayudas sociales.

Compartir el artículo

stats