Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo

La reactivación del tren de Sóller da un espaldarazo a la economía de la Serra

La estación de la localidad de la Serra recibe al primer convoy cargado con más de 200 pasajeros después de un trimestre de inactividad

Numerosos pasajeros bajan del tren, hoy por la mañana en Sóller.

«Bienvenidos a Sóller». Estas han sido de las primeras palabras que se han escuchado en la mañana de este martes en la estación del Ferrocarril de Sóller después de que hiciera su llegada al andén el primer tren procedente de Palma después de un trimestre de inactividad. El convoy ha llegado con más de 200 pasajeros a bordo, en su mayoría de nacionalidad alemana, que después se han subido a unos tranvías especiales en dirección al Port.

Y es que hoy ha sido un día clave para el Ferrocarril de Sóller. Y no sólo para la empresa de transportes sino para el conjunto del municipio y en especial para la economía de la Serra que depende directamente del turismo. La reanudación de la actividad ferroviaria entre Sóller y Palma supone un impulso a la reactivación económica del valle por las connotaciones positivas que supone el restablecimiento del servicio de trenes entre la capital y el municipio.

El Ferrocarril de Sóller ha iniciado su actividad con dos convoyes diarios, uno por la mañana y otro por la tarde, que se complementan con los servicios especiales contratados por las agencias turísticas. Progresivamente la compañía irá incrementando sus frecuencias a medida que la actividad turística vaya a más.

La actividad de los trenes ha puesto punto y final a tres meses de suspensión de los servicios. Desde principios de diciembre los trenes estaban en sus cocheras con motivo de la parada anual durante la cual se llevaron a cabo distintas obras de mantenimiento y renovación de la infraestructura ferroviaria. Además de cambiar varios tramos de vías y nivelar el trazado, una de las actuaciones más importantes se llevó a cabo en las inmediaciones de Sóller donde se renovó un viaducto. Se trata de un puente metálico que data de principios del siglo XX que fue sometido a tareas de saneamiento, restauración y refuerzo. También se llevaron a cabo labores de mantenimiento de la línea de tranvía entre Sóller y el Port.

El Ferrocarril de Sóller, que retrasó un mes su puesta en servicio, quiere recuperar su plena normalidad en la presente temporada tras dos años de pandemia en los que el flujo de usuarios se ha visto muy afectado por las restricciones.

Compartir el artículo

stats