Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calvià

Vecinos de Costa de’n Blanes temen que les afecte la cesión de un solar al Ayuntamiento

El Consistorio asegura que respetará los derechos de 479 residentes, de forma compatible con el uso público del terreno - Se ha convocado una junta extraordinaria de propietarios a principios de mes para tratar el convenio urbanístico

Solar situado entre el Sporting y Marineland, sobre el que los vecinos ostentan derechos. Juan Luis Iglesias

Vecinos de Costa de’n Blanes expresaron ayer su sorpresa por el convenio por el cual los dueños de un solar de más de 7.000 metros cuadrados en primera línea de mar se lo ceden al Ayuntamiento. Históricamente, los residentes (a día de hoy, un total de 479) han tenido un derecho de servidumbre sobre estos terrenos, que son propiedad de la familia Blanes y que ahora se intercambian con el Ayuntamiento a cambio de un aumento de la edificabilidad en las parcelas que ocupan el Sporting Club de Tenis y Marineland. Está previsto que a principios de marzo haya una junta extraordinaria de propietarios para abordar el tema.

La comunidad de propietarios recibió ayer por la mañana numerosas llamadas de residentes preocupados, tras la publicación por este diario de la información sobre el convenio suscrito entre el Ayuntamiento y la propiedad (la familia Blanes), por el cual ésta cede 15.000 metros cuadrados repartidos en cinco zonas verdes con acceso directo al mar en este tramo tan cotizado de la isla.

El acuerdo se someterá mañana a la aprobación del pleno, en que el gobierno municipal presidido por Alfonso Rodríguez Badal y formado por PSOE y la coalición Podem-Més cuenta con una mayoría más que suficiente.

Derecho de servidumbre

Algunos residentes temen que este intercambio urbanístico acabe afectando a los usos que venían ejerciendo sobre la mencionada parcela, situada a pie del mar entre el Sporting y el delfinario. Sobre este solar, casi medio millar de vecinos tienen un derecho de servidumbre. Suelen utilizar el lugar para almacenar material náutico, como espacio lúdico y en verano suelen aparcar algunos vehículos. «No sabíamos nada de esto ni que iba a pleno», se lamentaba ayer una persona muy involucrada en el día a día de la comunidad.

El pasado lunes, a preguntas de este diario, el Ayuntamiento señaló que lo había dialogado con « representantes de los propietarios, con la asociación europea de Costa de’n Blanes». «Un diálogo que ya está muy avanzado para poder alcanzar un acuerdo que haría perfectamente compatible que sigan disfrutando de la naturaleza de estos derechos, con el uso público. Es decir, disfrutarían de los mismos usos que ahora, pero la relación sería con el Ayuntamiento», indicaron fuentes municipales para disipar posibles temores vecinales.

Eso no impedirá, especificaron a continuación estas fuentes, que gran parte de la parcela «pase a tener un uso estrictamente público», es decir, que toda la ciudadanía podrá disfrutar de este espacio litoral. Entre las filas de la oposición política municipal, las implicaciones del convenio urbanístico para los residentes de Costa de’n Blanes provocaron también la reacción del PP.

Velar por los derechos

Su portavoz local, Luisa Jiménez, manifestó que velará por los «intereses de los 479 vecinos para que sus derechos sean respetados, unos derechos que tienen registrados». Agregó Jiménez que se mantendrán a la espera de cómo se desarrolle el convenio, que mañana se aprobará en el pleno de forma inicial. Los propietarios tendrán la oportunidad de fijar su posición oficial en una junta extraordinaria prevista para principios de marzo.

Compartir el artículo

stats