Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Comercio justo Sebastiana Munar Presidenta de la asociación Casal de la Pau-S'Altra Senalla de Manacor

Sebastiana Munar: "Cada vez más tiendas deberían tener un espacio para comercio justo"

"Todas las entidades que nos dedicamos al comercio justo nos hemos unido en una coordinadora común para unificar demandas"

Sebastiana Munar, en la tienda de s'Altra Senalla de Manacor.

Sebastiana Munar es la presidenta de la asociación Casal de la Pau- s’Altra Senalla de Manacor. Presente en distintas etapas del proyecto, explica cómo se gestó el proyecto que llevó a abrir la primera tienda de comercio justo en la ciudad hace ahora 25 años.

Hace veinticinco años ya… ¿de dónde surgió la idea?

Se puede decir que nació en una parroquia, como uno de los proyectos del Casal de la Pau que, por aquellos tiempos a mediados de los años noventa, pertenecía a lo que ahora sería Sant Pau (entonces a Sant Josep), en defensa de la justicia social. Pero no entendida desde una perspectiva infantil, sino mucho más profunda. De lucha mediante el trabajo en grupo, con vistas a un compromiso social. Cada grupo, formado por jóvenes de entre 16 y 20 años, tenía encargado un proyecto.

¿Y uno de ellos fue el de comercio justo?

Efectivamente, esto fue en 1996 y uno de ellos propuso un estudio sobre las desigualdades mundiales entre el norte y el sur, con todas unas estrategias a desarrollar para intentar aportar algo para cambiar la situación. A partir de ahí surgió la idea del comercio justo, de la cooperación internacional para intentar hacer algo efectivo al respecto. Pero no sabíamos muy bien cómo arrancar, así que empezamos a investigar sobre qué entidades había en la isla que ya tuvieran proyectos similares.

¿Encontraron muchas?

En septiembre de 1997 nos pusimos en contacto con s’Altra Senalla de Palma y también con Intermon, que eran las dos entidades más similares a lo que queríamos llevar a cabo. Después de meditarlo creímos que la filosofía de s’Altra Senalla se adaptaba mejor, así que salimos adelante y firmamos un acuerdo de colaboración. Nos asesoraron durante todo el proceso y nos fueron suministrando productos en depósito.

¿Por dónde empezaron?

Primero pusimos un tenderete en el mercado que cada sábado se celebraba en sa Bassa… hasta que un poco más adelante el ayuntamiento de Manacor nos cedió un local donde estaba el Repès, en la plaza de ses Verdures, que fue nuestro primer punto de venta.

La tienda ha tenido varias localizaciones.

Así es. Poco después nos trasladamos a la antigua perfumería Oriente, desde 1998 hasta el año 2005, que fue cuando pasamos justo enfrente, a lo que ahora es la tienda sa Mesura, las dos en la calle del Pou Fondo. Hasta que siete años más tarde, en el 2012, nos fuimos donde estamos ahora, al lado de la torre del Palau en la calle den Bosch.

¿Todo a partir del voluntariado?

En un principio todos éramos voluntarios y no cobrábamos nada, hasta que en 2008 vimos que era necesario contratar a alguien a media jornada para atender la tienda.

¿Dónde van a parar las posibles ganancias?

Los beneficios del punto de venta sirven únicamente para mantener el stock, pagar el alquiler, la electricidad y la conexión a internet… o para realizar tareas de mantenimiento como la llevada a cabo recientemente para cambiar a iluminación led. El resto va al banco por si hay algún imprevisto.

O sea que es un proyecto económicamente ya asentado.

A medias. Sin la subvención de la dirección general de Cooperación del Govern no podríamos hacer otra cosa. La subvención nos permite ir más tranquilos, sería el equivalente a pagar el sueldo de las 20 horas semanales de la persona que atiende y dos meses de alquiler, aproximadamente, para que se haga una idea. Un pequeño ahorro para poder emprender campañas de sensibilización hacia la población y en las escuelas e institutos de la comarca. Sin estas acciones complementarias ahora no nos conocerían tanto.

En todo caso, sí que socialmente está consolidado en Manacor.

Sí, es un proyecto asentado por los años, pero siempre debemos estar atentos y en movimiento. Tenemos clientes muy fieles, especialmente entre el profesorado.

¿Cuáles son esas otras áreas de acción de s’Altra Senalla?

De las charlas y proyectos con las escuelas e institutos se encargan Elisabet Vaquer y Catalina Brotad, mientras que para la sensibilización con la población de la comarca tenemos también a Elisabet, que es la coordinadora, y a Mary Oliva .

¿La unión hace la fuerza?

Sí, ahora todas las entidades que nos dedicamos de una forma u otra al comercio justo nos hemos unido en una coordinadora común, para unificar demandas y tener un solo interlocutor con las instituciones. También para llevar a cabo las campañas de Navidad y del Día Internacional del Comercio Justo, el segundo sábado de mayo. La coordinadora se llama Equitables.

¿Por qué los establecimientos de comercio justo siguen siendo tan pocos?

Precisamente con la campaña que presentamos ahora: ‘Comercio justo, 25 años y más’, una de las cosas que queremos es que esto se extienda y normalice dentro del mundo comercial convencional, que más tiendas y establecimientos tengan un espacio para productos de comercio justo, que aseguran que no se ha abusado de ninguna persona ni ecosistema durante el proceso de elaboración.

Compartir el artículo

stats