Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Binissalem contará con un centro de interpretación de la muerte

Está previsto que las obras empiecen este trimestre y el presupuesto es de 240.000 euros. Es el primer establecimiento de estas características, que tiene como objetivo dar a conocer las antiguas costumbres

4

Binissalem contará con un centro de interpretación de la muerte J. Canut

Con la reciente adjudicación de las obras para la mejora y reforma del cementerio viejo, Binissalem ve un poco más cerca el tan comentado, desde hace años, centro de interpretación de la muerte. El proyecto en cuestión, denominado «ruta del Pou Poal al cementeri vell de Binissalem», será ejecutado por la empresa Pavimentos Especiales Mallorca. Dotado con un presupuesto de unos 240.000 euros, 75.000 han sido aportados por el Consistorio, en lo que se refiere a redacción y dirección técnica, entre otros temas, mientras que el resto son fondos procedentes del Impuesto de Turismo Sostenible. Así lo confirman fuentes municipales. Las obras se prevé que empiecen en este primer trimestre de 2022 y tendrán una duración de ocho meses.

Entre varios de los objetivos que contempla el proyecto figuran el de fomentar la desestacionalización y promoción del turismo sostenible en temporada baja, así como la recuperación y rehabilitación de dos elementos incluidos en el catálogo de patrimonio con nivel de protección A y de características singulares.

Por una parte, el Pou Poal forma parte del inventario de pozos comunes de Mallorca. Se trata de una infraestructura de captación de aguas subterráneas, de tipo cigüeñal y de origen, probablemente, medieval; figura como uno de los más importantes pozos públicos del municipio, apareciendo ya en una lista elaborada en 1886 y documentado desde 1747. En 1995, a raíz de unas obras de restauración, se descubrió el amplio empedrado tan característico que forma parte de su entorno. La reforma que se iniciará en breve pretende, entre otras cosas, la mejora de dicho empedrado, así como de los accesos, del muro fortificado que conforma el recinto y su adecuada iluminación.

Por otro lado, el cementerio viejo, ubicado entre los caminos de Morneta y de Lloseta, ha sido objeto de diversas reformas a lo largo de estos últimos veinte años con el objetivo de evitar su deterioro total. En su conjunto, cuenta con una capilla, construida hacia 1822, y unas dependencias adosadas en su parte posterior; la zona de entrada al recinto y el terreno correspondiente al camposanto. Precisamente, dos de las partes en las que se llevará a cabo una intervención más importante son la capilla y la zona de tumbas, con el fin que puedan ser visitadas. En esta última, a día de hoy, resulta imposible su visita debido al peligro de hundimiento que presentan. De hecho, cabe recordar que en una de las últimas sesiones de mantenimiento, llevadas a cabo en 2019, quedó en evidencia la desastrosa situación en que se encontraban, quedando a la vista cráneos y huesos de difuntos allí enterrados. 

Antiguas costumbres

Pero el gran objetivo final de todo este proyecto es la creación del centro de interpretación de la muerte. Según se detalla en el mismo, se trata de recuperar y dar a conocer, de manera pedagógica, las antiguas costumbres y tradiciones que se llevaban a cabo entorno a un tema que forma parte de la vida misma y que a lo largo de estos últimos sesenta o setenta años se han ido perdiendo y convirtiéndose, incluso, en una especie de «tabú» de la sociedad actual. Así, la capilla existente se puede entender como el lugar donde se desarrolla el ritual cristiano de la muerte; la sala adjunta, de autopsia o preparación del cuerpo, era donde se celebraba el ritual de velatorio del difunto; y, finalmente, el «lugar sagrado» o necrópolis, donde se procedía al enterramiento y donde se realizaba el ritual de recuerdo mediante las visitas familiares. En definitiva, aspectos, todos estos, que ahora se pretende volver a recuperar a través de un centro de interpretación que, a día de hoy, es el primero de las islas en ser dado a conocer.

Compartir el artículo

stats