Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Binissalem reconstruirá la cruz de término robada en enero de 2020

El Ayuntamiento incluye una partida de 4.500 euros para tal fin en los presupuestos de 2022 - Dos años después del robo, que parecía muy organizado, no se sabe el paradero del elemento

La cruz de término, antes de que fuera robada hace ahora dos años. J. Canut

El ayuntamiento de Binissalem reconstruirá la cruz de término que fue robada hace ahora dos años. Según detalla el alcalde, Víctor Martí, en los nuevos presupuestos de 2022 habrá incluida una partida de unos 4.500 euros, aproximadamente, para la reconstrucción de este importante elemento patrimonial.

Cabe recordar que la noche del martes 14 de enero de 2020 fue cuando se produjo este lamentable y, a la vez, extraordinario suceso. Tal y como publicó este diario, gran parte del pilón de soporte de la cruz, con esta incluida, fueron arrancados. Y todo ello sin que en el lugar en cuestión se encontraran restos ni pedazos de piedra, lo que lleva a pensar que los autores sabían muy bien lo que hacían y llevaron a cabo el robo con las herramientas adecuadas, teniendo en cuenta, además, que gran parte de la pieza que fue arrancada supera el metro y medio de longitud y pesa varios centenares de kilos. 

En definitiva, todo apunta a que los autores sabían perfectamente a lo que iban, que no fue nada improvisado y, probablemente, utilizaron un camión grúa para su transporte. Aunque las investigaciones policiales se iniciaron en el mismo momento de conocerse el suceso, pasados ​dos años nada se ha vuelto a saber de la cruz de término ubicada en el camino de Biniali, en las afueras del pueblo. Construida en piedra, consta de tres piezas y constituye un elemento patrimonial de gran valor. También es importante recordar que dicha cruz venía a sustituir la que, décadas atrás, estuvo situada cerca de Can Gelabert, y que, una vez transcurridos varios años en su nueva ubicación, fue en 2008 cuando se llevó a cabo una mejora de la misma y su entorno.

Los autores del robo dejaron únicamente la base del elemento patrimonial. J. Canut

La antigua cruz ubicada cerca de Can Gelabert era mucho más que un símbolo para los niños de la década de los años 50. Así lo expresa quien fuera uno de ellos, y muchos años después primer alcalde de Binissalem, Antonio Amengual: «La cruz era el punto de reunión de los niños del barrio. Descansábamos y charlábamos en sus escalones. Todos éramos hijos de familias de diferentes ideologías pero a nosotros no nos importaba. Nuestra cruz nos unía».

Compartir el artículo

stats