Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

No vagi per dit

En Sóller se arma el salseo político con la moción de Aguiló

Los vecinos de la calle Jaume Torrens están molestos.

Sóller no había sido tan prolífico en titulares de prensa como lo está siendo últimamente. La oposición no hace falta que arme demasiado ruido con el espectáculo que cada semana monta el equipo de gobierno formado por PP, Pi y el independiente Sebastià Aguiló. Este último se ha descolgado con una moción que pretende que un promotor modifique el proyecto de ejecución de una obra porque a los vecinos de la calle no les gusta, por el hecho de que en una calle peatonal se abra una puerta para el garaje del edificio. Pide que se modifique el proyecto que tiene licencia municipal, que no se paralice la obra y que, si hay que pagar indemnizaciones, pues que el alcalde saque la chequera. A Simarro le nacen enanos por todos sitios con el salseo que su equipo de gobierno viene a bien a ofrecernos cada día.

El Pi pide más aparcamientos en Sóller

En el esquizofrénico ayuntamiento de Sóller El Pi ha presentado otra moción instando al equipo de gobierno a que busque y cree aparcamientos disuasorios en Sóller. La cosa estaría bien si no fuera por que El Pi forma parte del gobierno municipal y su edil, Jaume Bestard, es el responsable de urbanismo.

Una obra más duradera que la Sagrada Familia

En Fornalutx, la reforma de una calle de apenas 50 metros de longitud ha durado más que las obras de la Sagrada Familia. El vial ha permanecido más de tres meses cerrado para llevarla a cabo.

Una reforma sin permiso de Patrimonio

En Fornalutx también se ha llevado a cabo la restauración de una cruz de término que curiosamente se ha ejecutado sin informe ni autorización del departamento de Patrimonio del Consell de Mallorca, según denuncia el PP. Al parecer, todos los obstáculos que tiene Sóller para hacer una obra pública las tiene en facilidades el municipio vecino.

Compartir el artículo

stats