Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política municipal

La denegación de una ayuda a un club de ajedrez divide a los socios de Santa Margalida

Un regidor del PP rompe la disciplina de partido y se posiciona junto al alcalde Joan Monjo en contra de la concesión de la subvención

El alcalde Joan Monjo (centro) junto a su socio del PP, Martí Torres (izquierda), en un pleno.

Los dos socios de gobierno en el ayuntamiento de Santa Margalida, PP y Convergència, volvieron a votar de forma diferente en la última junta de gobierno que debía decidir, entre otros asuntos, la concesión de una subvención para la promoción de actividades culturales a la Escola d’Escacs de Santa Margalida, que finalmente ha sido denegada por Convergència, el partido del alcalde Joan Monjo, que además ha obtenido el apoyo de un regidor del PP, Joan Quetglas. El otro miembro del PP en la junta de gobierno, el exalcalde Martí Torres, optó por votar a favor de conceder la subvención.

Esta situación fue denunciada este miércoles por el PSOE, que lamenta que el equipo de gobierno, «con todos los informes a favor», haya denegado una subvención a una entidad que «lleva años organizando torneos y participando en las fiestas del municipio, además de llevar a cabo muchas actividades de promoción a favor del ajedrez». Los socialistas destacan además que esta decisión «ha vuelto a romper el pacto de gobierno y consolida el transfuguismo en el PP», en relación al voto diferente de Quetglas con respecto al de su colega de partido, Martí Torres.

La subvención ha sido denegada por el alcalde Monjo a pesar de que, según destaca el PSOE, la propuesta de resolución definitiva que se elevó a la junta de gobierno aprobaba la concesión de la ayuda porque «cumple los requisitos establecidos en la convocatoria» y además «hay crédito adecuado y suficiente» para otorgar la cantidad económica.

No obstante, la propuesta llegó «modificada» a la reunión del gobierno local. «Donde antes se proponía su concesión, ahora se propone la denegación argumentando cosas sin sentido como que esta entidad no tiene entre sus finalidades el objeto de la convocatoria, ya que los habitantes del municipio no se benefician de las actividades por las que esta entidad solicita la subvención», explica el portavoz del PSOE, Xisco Bergas. No es la primera vez que Monjo niega una ayuda a esta entidad de ajedrez, ya que el pasado año ya le denegó la subvención «esgrimiendo motivos que no tienen ninguna lógica», según Bergas, lo que «lleva a pensar que la subvención no quiere concederse por motivos políticos, en contra de todos los criterios técnicos».

Cabe recordar que el regidor popular Quetglas ya votó junto a Convergència y en contra de su propio partido en la propuesta del alcalde de construir una piscina climatizada en suelo rústico de Can Picafort. «Es evidente que las malas relaciones ya no son solo entre los dos partidos del equipo de gobierno, sino también dentro del PP, que si antes ya pintaba poco, ahora pinta menos, ya que no puede disponer de la totalidad de sus regidores porque uno de ellos se ha alineado con Convergència», señala el PSOE, que admite que observa con asombro el «nivel de sumisión absoluta» del PP, que «incluso consiente que sus regidores rompan la disciplina de partido sin que haya consecuencias».

Por su parte, el portavoz del PP, Martí Torres, niega que haya problemas en el equipo de gobierno y en su propio grupo municipal y justifica su voto a favor de la subvención al club de ajedrez porque «cumplía los requisitos como el resto de entidades».

Compartir el artículo

stats