Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sóller deberá pagar otros 400.000 euros por la expropiación del Infante Lois

El abono de este dinero viene recogido en la sentencia judicial dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Balears

El campo de deportes Infante Lois. J. MORA

La expropiación del campo de deportes Infante Lois no está liquidada ni mucho menos. El ayuntamiento de Sóller deberá afrontar el pago de otros 400.000 euros si quiere culminar el proceso expropiatorio y escriturar la transacción ante el notario.

El pago de este dinero viene recogido en la sentencia judicial dictada por el Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears que el Ayuntamiento descartó recurrir ante el Tribunal Supremo. Con la conformidad en el veredicto, el municipio asumió abonar otros 400.000 euros en concepto de intereses de demora del proceso de expropiación. Cuando haga efectivo el pago, la expropiación habrá costado en el ayuntamiento de Sóller casi nueve millones de euros.

Fuentes municipales han reconocido que recientemente la propiedad presentó en el registro municipal la solicitud de reclamación de la mencionada cuantía, algo que cogió por sorpresa al Ayuntamiento, que ya había dado por hecho que el pago del expropiación estaba ya cerrado. Pero no.

La reclamación tiene como finalidad resarcir los intereses de demora del tiempo en que la expropiación estuvo en manos de los tribunales de justicia. Las cuentas realizadas por la propiedad estiman que los intereses aplicables a este período equivalen a 400.000 euros, una cantidad que, según han reconocido fuentes consultadas, se correspondería con lo establecido en la propia sentencia del procedimiento.

El hecho de que el Ayuntamiento tenga que hacer frente al pago de los intereses ha supuesto un traspié para el equipo de gobierno, ya que deberá incluir en sus presupuestos de 2022 la partida para hacer frente al abono.

El equipo de gobierno sabe que si no paga no podrá materializar ni el proyecto de aparcamiento subterráneo ni mucho menos la renovación de las instalaciones deportivas.

La expropiación en sí de los terrenos ha supuesto un coste de 6,9 millones de euros. El resto de dinero hasta los casi nueve millones corresponde a los intereses de demora de un procedimiento que se abrió en 2014. Ocho años después aún no se ha cerrado.

Compartir el artículo

stats