Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | El uso de los caminos de todos

el uso de los caminos de todos

Al amparo de una actualidad que no tiene visos de decaer, más bien todo lo contrario, ya hemos apuntado en otras ocasiones que estamos en una época crucial para la consolidación y persistencia de un buen número de caminos públicos de Mallorca. Es así porque su uso ha cambiado, porque su carácter de bien colectivo permanece en una memoria colectiva que no siempre asimilan las nuevas generaciones y porque el cambio de propiedad de las fincas, que muchas veces pasan a manos de extranjeros o de sociedades, no incorpora la tradición de las costumbres rurales heredadas. También debido a que, en general, las administraciones no se implican lo suficiente, dan largas o buscan un equilibrio complicado que acaba siendo insatisfactorio. La firmeza y prontitud del ayuntamiento de Santa Maria, en relación al camí de Es Cabàs, es casi una excepción entre los consistorios mallorquines. Ha costado siete años de pleitos, pero ahora el Tribunal Supremo ha confirmado, al no admitir a trámite un recurso inconsistente, la condición pública de esta ruta que enlaza Bunyola con Alaró. Ahora el reto estará en volver a trazar un recorrido que ya estaba borrado del mapa y rescatar del cierre privado lo que siempre ha debido estar a disposición de todos. Era un trabajo evitable si se hubiera aplicado el sentido común y, como dice el ayuntamiento de Santa Maria, si el camino es público a la salida de Alaró y Bunyola, lo sensato es pensar que también lo es en el recorrido entre estos dos puntos. Se hace imprescindible que los municipios actualicen y divulguen sus catálogos de caminos públicos para evitar casos como el de Es Cabàs y otros tantos. Es un legado que no se puede regatear a las generaciones actuales y futuras.

Compartir el artículo

stats