Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pescadería municipal de Manacor echa el cierre dieciséis meses después de su apertura

La empresa concesionaria no ha podido hacer frente a los 700 euros mensuales de alquiler del local de la plaza de ses Verdures

‘Sa botiga des peix’ cierra sus puertas un año y medio después de su apertura. S. Sansó

‘Sa botiga des peix’, la pescadería de la plaza de abastos de Manacor (popularmente conocida como plaça de ses Verdures), ha echado el cierre solo un año y medio después de abrir. La empresa Pescados David Castel SL, que tenía la concesión por un período de cinco años prorrogables a otros cinco, no ha podido hacer frente al precio del alquiler de 700 euros mensuales y ha decidido cerrar con la entrada del nuevo año.

Poco antes de acabar el año el Ayuntamiento ya conocía esta decisión e intentó encontrar fórmulas para que el local no cerrara de forma abrupta: «El hecho es que había un contrato firmado con unas cláusulas que legalmente tampoco se podían modificar así como así», ha dicho la responsable municipal de la plaza, Cristina Capó.

Esto quiere decir que ahora el consistorio de Manacor vuelve a tener, solo dieciséis meses después, un problema recurrente sobre la mesa: ¿Qué hacer con la pescadería municipal en tiempos de grandes supermercados y oferta recurrente en extrarradio? «La volveremos a sacar a puja para que quede el menos tiempo posible cerrada. Porque ahora que ya tiene todo lo necesario para funcionar y el interior está todo reformado, debería ser mucho más sencillo que se genere un interés por el negocio».

Si nos guiamos por las intenciones consistoriales y por el anterior concurso, la Sala pondrá el alquiler del local, que hace la esquina con la calle des Centre, a un precio de 375 euros al mes con el fin de atraer a las empresas del sector. De hecho, Pescados David Castel SL hace año y medio subió esta oferta inicial hasta los 700 euros mensuales para poder obtener el servicio como mejor oferta, recuerda Capó. Es decir, 8.400 euros anuales cuando el precio de salida era de 4.500.

Aunque tenía una clientela notable y una buena comunicación por redes sociales con la clientela, las quejas hacia la concesión por parte de los vecinos y compradores de ses Verdures solían ir dirigidas sobre todo a los precios elevados del pescado y a los problemas de no tener un horario continuado. «Nosotros estábamos muy contentos porque creemos que ha revitalizado el espacio, pero la empresa nos ha hecho saber que no les acaban de salir los números».

El local de la pescadería tiene una superficie de 64 metros cuadrados y está distribuido en una zona de atención al público, zona de venta y manipulación, obrador, un vestuario y un baño. Además de una cámara frigorífica ya instalada.

Imagen del interior de la pescadería. | S.SANSÓ

El problema de plaza de abastos

La plaza de abastos de Manacor, situada en la frontera con el centro peatonal de Manacor y la nueva Zona de Prioridad para Residentes (ZPR), hace décadas que languidece. Reformada y rediseñada en varias ocasiones, la falta de agricultores y como consecuencia de ello de clientes, han hecho que el Ayuntamiento haya tenido que incentivar distintas campañas destinadas a su reflote, aunque sin de momento mucho éxito.

Todavía hay trastes sin llenas pese al último esfuerzo y a la nueva ordenanza fiscal que fija los precios tanto de los módulos simples de 3,7 metros lineales (45,96 euros al mes) como de los dobles de 7,60 metros lineales (92,04 euros mensuales). Todos estos lugares disponen de un mostrador de material, de un fregadero con sistema de evacuación y un punto de agua fría y de un punto de conexión de electricidad con una potencia máxima de 875 Kwh.

Compartir el artículo

stats