Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calvià

Vecinos de Magaluf se quejan del vandalismo también en invierno

Los desmanes protagonizados por jóvenes mallorquines se concentran los fines de semana entre la avenida de s’Olivera y el Camí de sa Porrassa

Una vista general de la avenida s’Olivera de Magaluf, ayer por la tarde. | JUAN LUIS IGLESIAS

Los desmanes nocturnos en Magaluf no son cosa sólo de las temporadas veraniegas ni sus protagonistas son siempre los turistas ebrios o hooligans, en su versión más extrema. El invierno depara también problemas de incivismo en esta localidad que siempre está en el punto de mira, incluso ahora en esta época de pandemia. Así lo denuncian vecinos de la zona, que se quejan de que en las madrugadas del fin de semana se suceden los episodios de vandalismo, protagonizados en este caso por jóvenes locales que salen por algunos de los pocos bares abiertos en Magaluf.

Cuadro eléctrico destrozado de madrugada. | FACEBOOK/GRUPO VECINAL DE CALVIÀ

La Policía Local informó ayer de que tiene constancia de estos hechos, que son fuente de quejas por parte de los residentes. Los agentes han constatado que se han registrado ataques al mobiliario urbano, que se han saldado con roturas de papeleras o de una caja de un cuadro eléctrico. Esos incidentes se suelen producir de madrugada y se localizan sobre todo entre la avenida de s’Olivera y el Camí de sa Porrassa de Magaluf.

Fuentes policiales indicaron que la división nocturna ya «está trabajando en el tema», y pusieron como ejemplo de ello los diversos controles que se realizan en este núcleo calvianer. El foco policial se centra sobre todo en los asiduos de los establecimientos de ocio, ya que los agentes creen que esos desmanes se producen cuando los «clientes de un local se trasladan de un bar a otro». En este caso, los que protagonizan esos incidentes son jóvenes locales.

A pesar de que la atención mediática sobre Magaluf se centra generalmente en las salidas de tono de los turistas, especialmente británicos, los residentes suelen protagonizar también episodios de incivismo. De hecho, como ya informó este diario, el pasado mes de julio un grupo de jóvenes españoles grabaron las vejaciones que le hicieron a un un turista con síntomas de ebriedad que estaba acostado sobre un banco de Magaluf.

Le rodearon, sacaron sus teléfonos móviles y empezaron a grabar las agresiones que le hacían. En aquel entonces, testigos de los hechos señalaron que algunos de ellos orinaron sobre él y simularon que le defecaban encima. Según estos testimonios, al hombre le robaron sus pertenencias.

Problema de inseguridad

Antes de que se difundieran en redes sociales estos hechos, la delegación en Balears de la Asociación Somos Ocio Nocturno ya advirtió durante el verano de la inseguridad en algunas zonas turísticas. Esta entidad hablaba de la proliferación de robos y agresiones en Magaluf por parte de una banda de delincuentes juveniles de Palma aprovechando el momento en que los turistas regresan a los hoteles. Esta plataforma lamentaba que en ocasiones se culpabilizase a los locales de ocio de desórdenes varios, cuando estos se suelen registrar tras el cierre.

Compartir el artículo

stats