Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra Menuda | Minuciosa repesca de contagiables potenciales

El 87,5% de la población ya tiene alguna dosis de vacuna en el cuerpo pero, al mismo tiempo que avanza la inmunización, también queda patente la existencia de un sector social difícil de sentar ante la jeringuilla. Es un comportamiento que invita a la reflexión al amparo de la experiencia acelerada acumulada en el esfuerzo de domesticar y aplacar la pandemia.  En esta oportunidad no resulta adecuado achacar a la Administración carga alguna sobre el pelotón de retrasados o adversos a la vacunación. Los reclamos y medios para pincharse son constantes. El último, el vacubús que ayer quedó instalado ante un centro comercial de Manacor. Por otro lado, cuando la OMS anuncia que en dos meses la mitad de europeos habrá padecido ómicron y esta mutación supone ya el 84,3% de los contagios en Balears y, aún más, cuando queda archidemostrado que con la vacuna el tránsito del contagio es más llevadero y menos peligroso, qué más se puede argumentar para volcar la actitud de los antivacunas.   La situación sanitaria va cambiando de modo constante y en estos días no lo hace de forma alentadora. Tampoco alarmante en exceso, pero sí resignada. Al amparo de la movilidad del vacubús, se van actualizando datos. Llama la atención que los pueblos medianos de Mallorca presenten un alto porcentaje de inmunización y por contra, los habitantes de las poblaciones más pequeñas sean los más reacios a la vacuna. Alguna explicación sociológica tendrá el fenómeno.

Compartir el artículo

stats