Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Bisturí’ para el Monument dels Sabaters

La escultura se erigió en 1963 para homenajear al popular gremio de zapateros

Aspecto de la escultura durante las tareas de limpieza.

El oficio de zapatero era muy común en el Llucmajor de antes del boom turístico (primera mitad del siglo veinte). Para rendirles un homenaje, hace 60 años el Ayuntamiento erigió un monumento en su honor, hecho de marés de Santanyí y que fue obra del escultor Tomàs Vila.

Desde entonces, el Monument dels Sabaters preside la céntrica plaza del mismo nombre, representando diferentes escenas de este oficio. Después de seis décadas, su estado se había deteriorado notablemente, por lo que ahora el Ayuntamiento llucmajorer ha emprendido una profunda restauración del monumento. Se trata de una intervención que ha sido adjudicada por concurso público a la restauradora Llucia Bosch, quien considera que el principal objetivo de la actuación pasa por «dignificar el monumento por vía de la eliminación de elementos no originales y la unificación del aspecto de la obra», según señala el Consistorio llucmajorer.

El Ayuntamiento explicó que el conjunto escultórico presentaba «numerosas alteraciones, la mayoría de ellas producidas por la acción del hombre a lo largo de los años, como algunas fracturas, desprendimientos u otras intervenciones no documentadas». De ahí que se decidiese realizar esta intervención, que, desde la sede consistorial, se matiza que no está dirigida a la «reintegración o la reconstrucción de elementos escultóricos». El objetivo, apunta la regidora de Cultura de Llucmajor, Xisca Lascolas, es «devolver la escultura a su aspecto inicial eliminando elementos que no formaban parte de la pieza original».

Detalle de la limpieza con agua destilada. |

La intervención implica diferentes acciones como la limpieza con agua destilada, complementada de forma puntual con vapor a baja presión. «También se ha llevado a cabo la eliminación de morteros de reparaciones anteriores y la reposición del mortero de junta perdido para sellar las aberturas que favorecen la proliferación de microflora», indica el Consistorio.

Compartir el artículo

stats