Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pollença reformará el cine Capitol para disponer de una sala multifuncional

El Ayuntamiento saca a licitación la redacción del proyecto y espera poder adjudicar las obras este año. El espacio tendrá capacidad para 300 personas

Pollença reformará el cine Capitol para disponer de una sala multifuncional

El ayuntamiento de Pollença da un paso más para que el antiguo cine Capitol sea una sala multifuncional con capacidad para unas 300 personas. Así, hasta el próximo 14 de enero está abierto el plazo para presentar las ofertas para redactar el proyecto de reforma y rehabilitación de la antigua sala. El importe de licitación del contrato es de 121.000 euros. Una vez licitada la redacción, el proyecto de rehabilitación tendrá que estar listo en seis meses, mientras que el proyecto preliminar se deberá presentar en un plazo de cuatro meses. El alcalde de Pollença, Tomeu Cifre, explica que se han fijado «unos parámetros» para evitar los pertinentes concursos de ideas. El objetivo es rehabilitar el antiguo cine Capitol en una sala multifuncional con capacidad para 300 personas. «Es un necesidad que tenemos porque en Pollença no disponemos de ningún espacio cerrado de estas características», justifica Cifre que avanza que «en función del proyecto, se hará la licitación de obra y la dotación de crédito». «Me gustaría que la adjudicación de la obra se pudiera hacer este año y si los trabajos de rehabilitación pudieran empezar este mismo 2022 sería un éxito», desgrana el primer edil pollencí.

El edificio del antiguo cine Capitol es parcialmente propiedad del Ayuntamiento. Ubicado en la Plaça Major, el edificio hace esquina con la calle Antoni Maura y fue construido por Guillem Cifre Seguí en 1944 para destinarlo a un cine y un teatro ya que dispone de un pequeño escenario. En 1947 lo adquirió el empresario cinematográfico Rafel Salas, cuya familia lo continuó explotando como cine hasta 2001, año en que dejó de funcionar como sala. Fue en 2015 cuando el ayuntamiento de Pollença compró el inmueble a la familia Salas por 850.000 euros. El antiguo cine ocupa la planta baja con su acceso principal y la escalera de emergencia y la totalidad de la planta piso. La vivienda y el local ubicados en la planta baja no son propiedad municipal pero el alcalde avanza que «hay un acuerdo con la propiedad», lo que facilitará la planificación de las obras. El objetivo es recuperar el espacio para la ciudadanía y destinarlo a usos principalmente culturales.

Compartir el artículo

stats