Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nofre Fullana Director técnico de la Associació de Productors de l’Agricultura Ecològica de Mallorca (Apaema)

«Hay que perseguir el fraude para que el producto local sea realmente de Mallorca»

El director técnico de Apaema asevera que los jóvenes son el sector más dinámico dentro de la agricultura ecológica de la isla, llegando a liderar el 23% de las explotaciones

«Hay que perseguir el fraude para que el producto local sea realmente de Mallorca»

¿La agricultura ecológica es el futuro?

Es el futuro, comienza a ser el presente y ha sido el pasado durante muchos años. Es el futuro porque de alguna manera las políticas de Europa nos marcan el camino hacia ahí: una agricultura más respetuosa no solo con el medioambiente sino con las personas, elaborando alimentos de calidad y a la vez conservando el ecosistema. Es el presente, porque como muestra el informe ‘Diagnóstico de la agricultura ecológica en Balears’ ya representa un 16% de la superficie agraria útil del archipiélago y produce el 16% de lo que genera el sector agrario en su conjunto en las islas. Y es pasado porque la agricultura ecológica no deja de ser la agricultura que hacían nuestros abuelos. 

Precisamente en el informe el ‘Diagnóstico de la agricultura ecológica en Balears’ se hace una radiografía del sector y las cifras son prometedoras.

Así es. Nos sitúan como una de las comunidades autónomas más punteras en determinados aspectos y en otros entre las primeras posiciones en Europa. 

¿Qué ha motivado estos datos?

Varios factores. Por un lado, partíamos de un modelo agrario de explotación familiar de policultivo, con ganadería extensiva, que no le ha costado demasiado dar el paso hacia la agricultura ecológica ya que la explotación de toda la vida es prácticamente la que lleva a cabo la agricultura ecológica. Y por otro lado, la velocidad que lleva el sector viene impulsada por el consumidor, que nos pide cada vez más un producto de calidad y libre de pesticidas. Y de alguna manera la influencia del turismo ha facilitado este interés.

«A nivel de profesionalidad, son tres veces superior en el sector ecológico que en el convencional»

decoration

Hábleme de los resultados.

La cifra que más nos ha sorprendido ha sido que según el registro de explotación agraria, en el sector agrario ecológico de Balears un 27% de las explotaciones son profesionales. Eso quiere decir que tienen más del 50% de ingresos agrarios, frente al 8% de las explotaciones convencionales. Tradicionalmente ha habido voces críticas en el sector que decían que el producto ecológico era de aficionados, explotaciones de jóvenes que acababan de empezar y no tenían demasiada idea. Y justamente se acaba de demostrar lo contrario: a nivel de profesionalidad, son tres veces superior en el sector ecológico que en el convencional. Es una demostración de que la agricultura ecológica es un sector presente y de futuro porque es donde hay una mayor profesionalización, donde se puede vivir mejor de foravila.

También cabe destacar esos 33 millones de euros de movimiento económico del sector ecológico; que un 23% de las explotaciones ecológicas están lideradas por jóvenes agricultores o agricultoras; y la media de edad: así como en todo el sector agrario de Balears se sitúa por encima de los 65 años, en ecológico ronda los 51 años. Además, hay producciones como la almendra, la algarroba o el vino donde la productividad se sitúa alrededor del 20%, es decir, uno de cada cinco kilos de algarroba que se produce en Balears ya son ecológicos. Y de este volumen de producción, un 85% se queda en Mallorca, un 5% se va a otra isla [Menorca, Eivissa o Formentera], otro 5% se envía a la península y el 5% restante se comercializa en mercados internacionales.

¿Es realista el objetivo que se marca desde la Comisión Europea de alcanzar el 25% de la Superficie Agraria Útil (SAU) en ecológico en 2030?

Sí, es realista e incluso Balears puede alcanzarlo antes de 2030. Ahora mismo Mallorca está casi rozando el 18% de SAU, y crece anualmente alrededor de un 6,2%. Así que si conservamos este ritmo de crecimiento llegaremos antes de 2030 al objetivo de Europa, sobre el año 2028.

¿Qué pasos hay que seguir para lograrlo?

Continuar con esta tendencia, aunque es fundamental aumentar las ayudas al sector, así como mejorar la rentabilidad de las propias fincas. Es surrealista ver que el que ejerce una agricultura respetuosa con el medio ambiente tenga que pagar una certificación para avalar que lo hacen bien, mientras que la agricultura convencional no pagan nada. Parece que se debe pagar para hacerlo bien. Hablamos de que los gastos de la agricultura ecológica son tres veces mayor que en la convencional.

¿Qué papel juegan las mujeres?

Ahora mismo suponen el 25% de la titularidad de explotaciones dentro de la agricultura ecológica, un 28% de mano de obra en explotaciones, y 52% de mano de obra en las industrias agroalimentarias. Unas cifras que se asemejan mucho al sector convencional. Por ello, hacen falta políticas públicas que vayan encaminadas a facilitar esta transición hacia la igualdad, ya que desgraciadamente es un sector copado por hombres.

"El Govern debería dar más herramientas para facilitar la convivencia entre grandes y pequeños"

decoration

¿Y los jóvenes?

Los jóvenes son ahora mismo la parte más dinámica del sector de la agricultura ecológica. Son los que están creando nuevos productos, apuestan por la innovación y utilizan las redes sociales para dar a conocer su producto.

¿Son también los que están más comprometidos con el planeta?

No sabría decírtelo. Así como antes quien hacía agricultura ecológica era un perfil de productor muy concienciado con el planeta, a raíz de la crisis y de este pequeño boom en el mundo ecológico [nueva ‘moda’], hay nuevos productores que de alguna manera no es que no crean en la filosofía pero ven en este sector un negocio. Es el riesgo que vemos en el futuro más inmediato. 

¿Cuáles son los principios de la agricultura ecológica?

Los principios de la agricultura ecológica se basan en respetar el medio natural y el comportamiento de los animales: alimentar la tierra, no la planta; conservar precisamente esta fertilidad, intentando cerrar los ciclos de nutrientes dentro de las fincas; y no utilizar fertilizantes de síntesis ni transgénicos.

¿Y los productos con más salida?

Ahora mismo tenemos más demanda en hortaliza y fruta. De hecho, la producción local no es suficiente para abastecer la demanda. 

Con el confinamiento hubo un repunte en las ventas de producto local. ¿Se mantiene?

No. Fue arrancar con el desconfinamiento y todo el mundo volvió a recuperar sus hábitos de consumo. Es cierto que parece que hay una mayor concienciación por cuidar foravila, pero eso no se ha traducido en más ventas. Aunque mucha gente cree que consume producto local y no lo está haciendo porque hay muchas marcas engañosas. Por ello, hay que perseguir el fraude e intentar que el producto local sea realmente de Mallorca.

¿Cómo?

A través de un cuerpo de inspección que garantice que ese producto es auténticamente local. Así como en la agricultura ecológica tenemos el Consell Balear de la Producció Agrària Ecològica (CBPAE), que nos controla periódicamente, en el sector convencional este filtro no existe. 

¿Qué le pide a los Reyes Magos?

Poder competir con los grandes. Y para ello desde las administraciones deberían dar más herramientas para facilitar esta convivencia, ya que parece que la productividad lo es todo. Y también una apuesta clara y decidida hacia la agricultura ecológica por parte de las instituciones a través, por ejemplo, de la compra pública para comedores escolares, hospitales o residencias. En definitiva, apostar por el producto local.

Compartir el artículo

stats