Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | La honradez de la mujer del César

El muy democrático y poco coherente vuelco en la composición del equipo de gobierno de Felanitx dejó, meses atrás, unas heridas que todavía no han cicatrizado y a los socialistas, en particular, con las constantes vitales bajo mínimos.

Es verdad, por otro lado, que el alcalde cambió de apoyos a causa de los desbaratados tropiezos del PSOE local en su camino hacia la alcaldía pactada, lo cual también ha alimentado la sed de venganza de los perjudicados. Los socialistas están ojo avizor ante cualquier desmán de sus adversarios políticos. Tal como están las cosas en la casa consistorial de Felanitx y vistos los antecedentes de algunos de sus gobernantes, no es una vigilancia estéril, sobre todo ahora que la curtida Catalina Soler vuelve a tener mando en plaza.

La teniente de alcalde conservadora ha participado, presuntamente, en la preparación de una convocatoria de Policía Local con plaza preferente para su marido. Los socialistas sospechan que son unos galones hechos a medida, la edil dice que su cónyuge tiene los mismos derechos que cualquier ciudadano pero, en este caso, los comportamientos y en especial los silencios, inducen a pensar en sentido negativo.

Catalina Soler no cumple con los requisitos exigidos y exigibles a la mujer del César. Debe demostrar su honradez y solo puede hacerlo recurriendo a la locuacidad que esgrime con soltura a la hora de atacar al adversario y explicar con ella si ha participado en el proceso selectivo, por qué la plaza en cuestión no aparece en el catálogo de puestos de trabajo municipales y demostrar que los requisitos de la convocatoria son compatibles con la normativa vigente. Eso, como mínimo.

Mientras no sea así, están justificadas las exigencias de los socialistas y su llamada de auxilio a Anticorrupción.

Compartir el artículo

stats