Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calvià

Calvià ingresará 82.000 euros en 2022 por una tasa que grava los cajeros automáticos

El Ayuntamiento acaba de actualizar el listado de este tipo de instalaciones, que han proliferado en los últimos años sobre todo en zonas turísticas como Magaluf - La medida solo afecta a los que estén situados en la vía pública

Uno de tantos cajeros automáticos que pueden encontrarse en Magaluf. Juan Luis Iglesias

El ayuntamiento de Calvià prevé recaudar el año que viene unos 82.000 euros por la tasa que aplica a los cajeros automáticos situados en la vía pública. En los años anteriores a la pandemia, estas instalaciones han proliferado en el municipio, especialmente en zonas turísticas como Magaluf, que destaca por su oferta de ocio nocturno.

Precisamente, el Consistorio acaba de terminar la relación de todos los cajeros que existen en espacios públicos de Calvià. Son varias las ciudades españolas que cobran esta tasa, que adquirió resonancia mediática cuando Madrid, en el año 2017, decidió empezar a aplicarla.

Con el listado recientemente elaborado, el Consistorio calvianer cuenta a partir de ahora con una herramienta actualizada para hacer un «seguimiento individualizado de la tributación de estos cajeros», según detallaron fuentes municipales a este diario.

La obligación tributaria está incluida en la tasa por ocupación del subsuelo, suelo y vuelo de la vía pública y terrenos de uso público.

Ocupación vía pública

Esta norma grava diferentes tipos de ocupación como puedan ser los cables subterráneos de energía eléctrica, las estaciones transformadoras, las rejas de pisos y los pasillos subterráneos para usos industriales o particulares, entre otros.

En esta categoría, se incluyen los cajeros automáticos «instalados en la fachada o que ocupan las aceras o las vías públicas». Por lo tanto, no resultan afectadas aquellas instalaciones que se encuentran en el interior de las sucursales. El importe a abonar por parte de las entidades bancarias por esa ocupación del espacio público para desarrollar una actividad económica asciende a unos 600 euros al año, según se recoge en la normativa municipal.

A cualquier observador que se pasee por zonas turísticas del municipio le sorprenderá la gran cantidad de cajeros automáticos a su disposición. Esa realidad se nota sobre todo en uno de los principales polos de ocio nocturno (al menos, en los años anteriores a la pandemia): Magaluf.

Sólo en la avenida de s’Olivera se encuentran más de una decena de este tipo de instalaciones. A diferencia de lo que suele ser habitual en otras localidades, donde los cajeros por lo general suelen estar anexos a los bancos, en estos casos se presentan de una forma diferente. Se erigen de forma independiente en un solar, o bien en plena calle o incrustados en todo tipo de negocios.

La mayoría de estos dispositivos tiene inscrito ‘ATM’, que son las siglas en inglés de cajero automático. Cualquier negocio puede instalar uno de ellos. Hay empresas que los instalan y el coste para el titular del establecimiento es cero. Además, puede recibir una compensación económica por esa instalación.

El hecho de que en los últimos años el paisaje urbano del municipio se haya poblado de estas instalaciones hizo que el ayuntamiento de Calvià quisiese realizar una actualización del listado de cajeros automáticos que había realmente en el municipio.

A partir de ese padrón efectuado por la casa consistorial, se ha realizado una estimación de ingresos de 82.000 euros en los presupuestos municipales del año que viene.

A nivel estatal

En España, son varias las ciudades que aplican esta tasa. En su momento, Madrid fue el caso más mediático cuando optó por aplicar esta figura impositiva. Pero hay otras localidades que también cuentan con esta tasa, como puedan ser Barcelona, Bilbao, Zaragoza o Valencia, entre otras. En muchos de estos casos, el importe de la tasa varía en función de la zona en que está ubicado el cajero automático.

Compartir el artículo

stats