Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manacor baja un 30% la altura de sus edificios con el nuevo Plan General

La capital del Llevant tiene nuevas normas urbanísticas tras 40 años de espera

Manacor baja un 30% la altura de sus edificios con el nuevo Plan General

Manacor ya tiene nuevas normas urbanísticas tras más de 40 años de espera. Así, el deseado Plan General bajará un 30% las alturas máximas que pueden tener los edificios, permitirá resolver el «problema» de las zonas verdes, además de asentará las bases para desplegar nuevos proyectos como los futuros juzgados, la depuradora, un segundo ambulatorio o una nueva escuela en Porto Cristo.

Responsabilidad fue la palabra más utilizada por los representantes del equipo de gobierno de Manacor (Més-Esquerra, PSOE, Podemos) a la hora de defender el nuevo Pla General local, aprobado por la Comisión de Urbanismo del Consell Insular de Mallorca. Una espera de 40 años que ha tenido finalmente un final feliz (administrativamente hablando) pero que no acaba de contentar a todos. En parte porque es el final de un trabajo comenzado por el Partido Popular de Pedro Rosselló, continuado por El Pi de Catalina Riera y concluido por el actual pacto de izquierdas, donde todos han tenido que aportar y ceder.

«Estoy orgullosa de este equipo de gobierno», decía la concejala municipal de Urbanismo, Núria Hinojosa, «a Manacor le ha tocado la lotería, porque si no hubiéramos hecho esfuerzos entre todos y tenido la responsabilidad política adecuada, este documento no se hubiera aprobado, porque administrativamente en una sola legislatura es imposible», subrayaba mientras hacía memoria de los distintos intentos frustrados, desde 1980, por transformar las ambiciosas Normas Subsidiarias en un texto urbanístico más lógico. Empezando por la aprobación inicial socialista del alcalde Jaume Llull en junio de 1990, continuando por la también exposición pública previa de 1994 cuando gobernaba el PP o la de marzo de 2007.

«La norma es fundamental para la contención y la consolidación de la trama urbana»

Miquel Oliver - Alcalde de Manacor

decoration

Finalmente ha sido el texto redactado y adecuado de 2016 el que ha logrado superar todos los obstáculos de adecuación a las normas cambiantes a nivel estatal y de Pla Territorial de Mallorca, hasta que este 22 de diciembre de 2021, se dio luz verde «a una nueva normativa de la que sacará provecho todo el municipio, porque es la mejor que en estos momentos podemos tener», explicó el alcalde de Manacor, Miquel Oliver, «porque resuelve el problema de las zonas verdes y porque es fundamental para la contención y la consolidación de la trama urbana que ya tenemos». «Es la primera piedra de un plan que se debe ir desarrollando durante los próximos 20 años».

Hinojosa, Oliver y Grimalt, en el Ayuntamiento. Sebastià Sansó

Pero si hablamos de cosas plausibles que puedan entender los ciudadanos, lo que hace básicamente este Plan General es reducir de forma definitiva el techo de población de los 200.000 habitantes de 1980 a los menos de 90.000 ya programados hace unos años, con la reducción de la superficie de zonas verdes y los servicios sobredimensionados. También se bajan un 30% las alturas máximas que pueden tener los edificios manacorins (es decir una planta menos de media), lo que hará que muchos queden con la calificación de inadecuados y sólo puedan acabarse siguiendo una serie de preceptos.

A los arquitectos locales consultados tampoco les gusta que no crezca la intensidad de uso y se aborte la posibilidad de hacer más viviendas en espacios más pequeños. Con el nuevo plan, por ejemplo, todavía sólo se podrá edificar una vivienda por cada solar de entre 90 y 100 metros cuadrados, lo que impedirá hacer pisos más pequeños y económicamente más asequibles.

Sin embargo, asentará las bases jurídicas para el despliegue de nuevos proyectos como los futuros Juzgados de Primera Instancia de Manacor (que pasarán de los siete actuales a catorce), la nueva depuradora, el segundo ambulatorio de atención continuada o la nueva escuela de Porto Cristo , entre otros. Con dos grandes zonas verdes más acercadas al centro urbano «como Fartáritx o el entorno del antiguo solar de Majorica». «Tiene un calendario de aplicación a ocho años vista para hacer que el interés general sea lo principal en beneficio de todos», concluyó Hinojosa.

Compartir el artículo

stats