Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | La necesidad de depurar la gestión compartida

Que a estas alturas –el asunto está empantanado por lo menos desde 2005– el Tribunal Superior tenga que conceder nueva venia al ayuntamiento de Muro sobre la necesaria depuradora de su zona costera, significa que, al margen de la estación de tratamiento de aguas, hace falta depurar la capacidad de gestión compartida entre ayuntamientos vecinos, administraciones superiores implicadas y empresas públicas afectadas. Otra vez la Justicia, incontrolable y lenta, vuelve a suplir lo que la política no sabe o no quiere hacer. Dicho de otro modo, si la Platja de Muro sigue adoleciendo de serios problemas de depuración de aguas, es debido a las malas relaciones de las casas consistoriales de Santa Margalida y Muro y a la postura más bien ambigua y pasiva de lo que ayer era el IBASAN y hoy Abaqua. También es cierto que Santa Margalida, sin escrúpulos y siempre bajo patente de Joan Monjo, ha tirado por el camino de en medio y se ha negado en redondo a instalar la depuradora en Can Picafort. Es un proceso a través del cual tampoco se han depurado los verdaderos motivos de esta postura. El hecho es que cada tres por cuatro queda en evidencia lo obsoleto del sistema de tratamiento de aguas en una zona que ha incrementado su densidad poblacional y posee valores ecológicos. Lo dicho, pésima gestión.

Compartir el artículo

stats