Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lloseta

El proyecto de planta de hidrógeno de Lloseta supera el examen medioambiental

Panorámica de la fábrica de cemento de Lloseta, donde se prevé la planta de hidrógeno.

La comisión de Medio Ambiente de Balears (CMAIB) ha emitido un informe favorable al proyecto de planta de hidrógeno de Lloseta, al considerar que «previsiblemente no se producirán impactos adversos significativos». Esta iniciativa, promovida por Enagas Renovable con la consideración de proyecto «estratégico» según una resolución oficial del Govern, forma parte del plan de reindustrialización de la zona tras el cierre de la cementera Cemex

La resolución de este órgano autonómico, firmada por el presidente de la CMAIB, Antoni Alorda, el pasado 22 de noviembre, establece que en todo caso el plan debe incorporar las correcciones propuestas en el estudio de impacto ambiental de 2021 y cumplir varias condiciones, algunas de ellas referidas al vertido de aguas en la red. 

En este sentido, recuerda por ejemplo que el vertido en el sistema de alcantarillado municipal «no es recomendable», ya que provocaría una «sobrecarga hidráulica» en la red «sin ningún beneficio ambiental». Una solución que en todo caso deberá ser «transitoria», concluye la comisión.

Gran apuesta industrial

Esta infraestructura es una de las grandes apuestas en política industrial de los próximos años. Consiste en construir una planta de generación de hidrógeno verde utilizando energía renovable fotovoltaica.

El proyecto incluye varias instalaciones, como una estación de suministro de hidrógeno para los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Palma; instalaciones de carga de hidrógeno y consumo en el puerto, hoteles de Ciutat y el ayuntamiento de Lloseta; y plantas solares en Lloseta y Petra, entre otras.

La declaración de impacto ambiental recoge los informes realizados por los diferentes departamentos públicos acerca de las implicaciones de la planta de hidrógeno. Una de estas implicaciones será el aumento del tráfico, tanto de camiones como de particulares por los trabajadores que se desplazarán hasta allí

Se calcula que, en el peor de los casos, afectará principalmente a la carretera Ma-2111, causando un aumento del 2,3% de la intensidad media diaria (IMD) del tráfico pesado.  

Sistema de iluminación

Respecto a la contaminación lumínica, los informes emitidos recuerdan que la planta necesitará estar iluminada las 24 horas el día y que contará con luces exteriores que estarán orientadas hacia el suelo

Sobre la posible contaminación acústica, el estudio de impacto ambiental constata que habrá un «incremento de ruido asociado al funcionamiento de la propia instalación y del tráfico», pero que tendrá un «impacto poco significativo» sobre el núcleo urbano de Lloseta.

El mencionado estudio ambiental no contempla afecciones tampoco en el consumo de territorio, ya que la actividad se desarrollará principalmente sobre naves ya existentes, ni en la generación de residuos. 

Capítulo aparte ocupa el consumo de agua que requerirá la futura planta. Sobre todo, está previsto utilizar recursos del pozo de Els Mitjans y, en menor medida, aguas pluviales. El consumo estimado entre ambos conceptos se estima en cerca de 13.000 metros cúbicos anuales. Se hacen en este sentido varias prescripciones de tipo medioambiental para reducir el gasto de agua, como puedan ser la limpieza en seco o el control de fugas.

En la Declaración de Impacto Ambiental, se recoge que el promotor del proyecto rechazó la alegación presentada por Reviure Tofla, que solicitaba la «reconsideración total» del proyecto por su potencial impacto.

Compartir el artículo

stats