Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La oposición de Pollença exige la dimisión de Cerdà y Cifre por su «vergonzosa» actuación

Junts Avançam, Podem y Alternativa instan a la Oficina Anticorrupción a «tener en cuenta» las declaraciones del exdirector de la residencia en las que «desmonta la versión oficial» sobre la vacunación «irregular» de la regidora y el «encubrimiento» del alcalde

La regidora Francisca Cerdà y el alcalde Tomeu Cifre, en una imagen de archivo. | SOM POLLENÇA

Las declaraciones a este diario del exdirector de la residencia de Sant Domingo de Pollença, Toni Pons Miró, en las que acusa a la regidora de Bienestar Social, Francisca Cerdà, de forzar de forma irregular su inclusión en las listas de vacunación junto a los trabajadores y los residentes del equipamiento sociosanitario a finales del pasado año han provocado una tormenta política en el municipio pollencí. Ayer, los tres partidos de la oposición, Junts Avançam, Podem y Alternativa, exigieron de forma conjunta la dimisión «inmediata» de la edil Cerdà por su «vergonzosa» actuación y también del alcalde Tomeu Cifre, ambos de Tots per Pollença, por «encubrir toda la situación».

Los tres partidos coinciden en que las declaraciones de Pons «desmontan la versión oficial» que desde el primer momento había defendido que la vacunación había seguido todos los protocolos y que no se produjeron tratos de favor hacia la regidora Cerdà, una versión que el propio alcalde Tomeu Cifre volvió a ratificar anteayer.

No obstante, la oposición señala que las palabras del exdirector de la residencia «demuestran que lo que habíamos denunciado tanto de forma pública como ante la Oficina Anticorrupción era cierto y que la regidora aprovechó su cargo para vacunarse cuando no le correspondía». También apuntan al alcalde Cifre como «responsable directo» por «encubrimiento» de los hechos y por haber indicado a Toni Pons «lo que tenía que decir y lo que no» en la rueda de prensa del 1 de febrero en la que los dos políticos y el entonces director de la residencia aseguraron que el proceso se había realizado de forma correcta y con el conocimiento de la conselleria de Salud. «Esperemos que la Oficina Anticorrupción tenga en cuenta estos nuevos hechos antes de resolver el expediente de investigación que tiene en marcha», señalan los tres partidos en referencia a las declaraciones de Pons a este diario.

A raíz de lo manifestado por el exresponsable de la residencia, Junts Avançam, Podem y Alternativa consideran un «agravante» el hecho de que Cerdà y Cifre instaran a un empleado municipal (Toni Pons) a posibilitar la vacunación de la edil «vulnerando los protocolos establecidos» y después a «mentir públicamente» para salvar su cargo, lo que «es mucho peor todavía». La oposición califica de «vergonzosa» la actuación de la regidora de Bienestar Social, Residencia Social y Emser 2002, que en un primer momento negó su vacunación para después, «ante la presión pública», reconocerla con una justificación de carácter técnico que «ahora queda demostrado que también era mentira».

Las tres formaciones progresistas creen que la regidora Francisca Cerdà «no puede seguir ocupando el cargo», por lo que exigen su «dimisión inmediata» por «vacunarse de forma irregular, mentir a la ciudadanía y por instar a un trabajador municipal a vulnerar los protocolos y a mentir públicamente para salvar el cargo». También califican de «insólito» que Cerdà hubiese intentado también vacunar a su marido.

Asimismo reclaman al alcalde Tomeu Cifre que destituya a Cerdà si esta no dimite y le exigen que deje el primer sillón municipal por «encubrir todo el asunto» y haber «participado directamente en todo el entramado».

Instan a PP, El Pi y UMP a reconsiderar el apoyo a Tots

La nota difundida ayer por los partidos de la oposición apela también a PP, El Pi y UMP, los socios de gobierno de Tots per Pollença, para que reconsideren su posición con respecto a la polémica vacunación de Francisca Cerdà y pregunta a las tres formaciones que gobiernan junto al partido del alcalde y la regidora «si ahora volverían a votar en contra de la moción de reprobación» que presentó la oposición el pasado mes de marzo y si «siguen considerando que la actuación de su socio de gobierno es el ejemplo que debe seguir la clase política».

Cabe recordar que el equipo de gobierno tumbó entonces la citada moción de reprobación, aunque los portavoces de los tres socios de Tots per Pollença expresaron su profundo malestar con la gestión de esta situación por parte del alcalde y la regidora, que ocultaron la vacunación a sus socios.

Compartir el artículo

stats