Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

Lletra menuda | Un tren de gestión y servicio impuntual

Algo fatídico se amaga bajo las vías del servicio ferroviario de Mallorca. Parece no haber forma humana ni política de normalizar un transporte que, a pesar de las constantes trabas, cuenta con abundancia de usuarios, forma evidente de su necesidad y conveniencia.

La huelga de SFM seguirá enganchando jornadas de reducción de frecuencias durante el mes de diciembre. Los trabajadores se aferran, para justificar la prolongación de paros, a la indefinición del modelo de futuro tranvía, al temor de que los fondos europeos satisfagan fines privados y a lo que consideran presupuesto insolvente para impulsar el avance del tren.

La desconfianza recíproca, en todos los sentidos, sigue siendo hoy el motor renqueante del servicio ferroviario público en Mallorca. Con información clara y planes concretos todo sería mucho más fácil, pero eso tan lógico y esencial sigue siendo estación de parada imposible. Los paros de estos días y las posturas de trabajadores y empresas solo permiten adquirir billetes de resignación.

Compartir el artículo

stats