Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncian la reapertura de canteras inactivas por el auge de la construcción

Terraferida muestra una imagen aérea con el impacto medioambiental de la del Puig d’en Mora, en Manacor, «una montaña que en dos años ha perdido gran parte de su zona boscosa»

Imagen de la cantera de Can Negret.

Terraferida denuncia el impacto medioambiental que está causando el hecho de que se haya reactivado recientemente, por el auge de la construcción, la explotación de muchas pedreres que en estos momentos estaban inoperativas en Mallorca.

La entidad pone como ejemplo la del Puig d’en Mora, en Manacor, cuya imagen aérea acaba de hacerse pública ahora. Y la contrapone a otra tomada dos años antes. «Se están dando muchísima prisa, es posible ver la profundidad de lo que han picado», explica Jaume Adrover, uno de los fundadores de Terraferida. «Nos estamos encontrando ahora mismo con pedreres que no se habían activado nunca, pero que tienen la licencia concedida, que están siendo explotadas a toda velocidad», cuenta. El motivo: «el exceso de construcciones; necesitan nuevos materiales y hay una demanda muy elevada de áridos».

La de Manacor, que está al lado del cementerio, tiene un elevado impacto medioambiental. «Se ve la montaña en este estado desde cualquier punto del municipio porque es muy plano», apunta Adrover. «Los vecinos de la zona piden más zonas verdes y esta cantera en total se puede comer hasta siete hectáreas de zona boscosa», calcula. «Quedará destrozada muy pronto, en un año calculamos».

Adrover señala que con la elevada demanda de material muchísimas pedreres se están activando. «La de Establiments, por ejemplo, que se cerró, se está reactivando. Se quiere reabrir. Dicen que servirá para otro tipo de áridos, pero ya veremos cómo acaba el tema». Por otra parte, cree que las que ya están abiertas pedirán ampliaciones. «La de Alaró, por ejemplo, que está sobreexplotada, piden ampliarla hasta 2080», desvela. «Bajo un proyecto de restauración, se intentan reabrir o ampliar estas canteras», alerta.

«La de Porreres ya está entrando dentro de zonas protegidas como Área Natural de Especial Interés»

decoration

«Sineu, sa Pobla, Artà o las de Felanitx están a toda máquina y hay muchas tramitaciones más para poner otras en marcha, es un problema enorme», abunda.

Adrover asegura que en este sentido, con las canteras, «la Administración es un simple organismo tramitador», «parece que no hay una política detrás. Hemos alertado de ello al director general de Pedreres. ¿Sabes qué pasa? Que el Govern también usa estos áridos para la obra pública. Al final, es un círculo vicioso», lamenta. «La de Porreres, por ejemplo, ya está entrando dentro de zonas protegidas como Área Natura de Especial Interés (ANEI). Y se le ha dicho que sí a un proyecto de restauración que se comerá 36 hectáreas», denuncia.

2019

Imagen del Puig d’en Mora, en el municipio de Manacor, con una amplia zona boscosa sin explotar. La instantánea es de hace dos años.

2020

Dos años después, el avance en la cantera es imparable y ya ha destruido gran parte del bosque. Pueden llegar a explotarse hasta siete hectáreas.

Compartir el artículo

stats