Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

No vagi per dit | Despedida por todo lo alto en Son Carrió

Son Carrió se volcó para despedir a Mateu Puigròs. Lo hizo a lo grande, con una gran fiesta en la calle organizada por sus compañeros del Grup Independent de Son Carrió. Un trozo de la calle del bar Can Jeroni se cerró para agasajar con una gran comilona los 26 años como alcalde. El ya exalcalde llorencí se mostró sumamente sorprendido del recibimiento carrioner. No faltaron proyecciones con imágenes retrospectivas de su vida ni un letrero montado sobre una escalera típica del campo mallorquín, adornada con flores y globos con un «26 años de alcalde». Hubo photocall incluido con frases como «¿qué va a hacer ahora este hombre» o «Súper Alcalde». Fueron muchos los vecinos que no quisieron perderse la oportunidad de fotografiarse con él. La fiesta se prolongó ya que nadie quería moverse del sitio. No era de extrañar, el buen ambiente que se respiraba y la buena comida, regada con excelentes caldos, invitaba a ello. Así lo esgrimió un vecino: «Si Mateu Puigròs ha aguantado 26 años, yo aquí y con estas condiciones aguantaría al menos unos días». Mientras duraba la fiesta, el ya exalcalde seguía con detalle la proyección de las fotos antiguas recordando con entusiasmo algunos de los grandes momentos vividos tanto a nivel personal como políticamente hablando. La celebración concluyó con el regalo de un gran cuadro pintado por el artista artanenc Joan Peix.

Tan natural como siempre. El nuevo alcalde no ha dudado en empezar su discurso con una broma para romper el hielo. En las entrevistas de estos días siempre decía que no estaba nervioso, algo que ha matizado a través de las redes sociales al compartir una foto junto a Mateu Puigròs y Antònia Bauzà (GISCa) para demostrarles su agradecimiento público. «Si sale alguna entrevista que dice que no estaba nervioso dice la verdad. No lo estaba cuando me entrevistaron. Ahora, un poco», confesaba. Ya con el acto concluido, no dudó en citar al auditorio en el bar Olimpic para hacer un vermut. Cañas y mucha alegría socialista que presume de nuevo alcalde.

Continuas ovaciones. El relevo político en Sant Llorenç es histórico, algo que se percibía en el ambiente. De hecho, tres cuartos de hora antes ya había vecinos haciendo cola para no perderse el cambio en la vara de mando. Las ovaciones y los aplausos del público han sido constantes.

Pisando fuerte. De lo que pueden estar tranquilos los llorencins y llorencines es que las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. Los hijos de Pep se mostraron de lo más desenvueltos con la vara de mando mientras que el pequeño nieto de Puigròs demostró que piensa seguir los pasos de su abuelo al posar en la foto de familia del consistorio llorencí con Pep Jaume ya como alcalde.

«Aquí se cumplen los pactos». En la proclamación del socialista llorencí como alcalde, no faltaron compañeros de filas de otros municipios, entre ellos, Xisco Duarte. Ya en el Espai 36, un periodista no dudó en soltarle un «¿Xisco, no tendrías que estar en la pista de atletismo?» en clara referencia a la inauguración, también a las 12 horas de la reivindicada infraestructura felanitxera. «He venido aquí porque cumplen los pactos», zanjó el regidor de Felanitx.

============01_CIN_INF_GEN_01 (22164848)============

Compartir el artículo

stats