Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Antònia Torelló y David García Historiadores del arte

«Si se tiene que reescribir la historia del mundo del arte se debe hacer»

«No es comprensible que en el siglo XXI las mujeres sigan siendo nulas en la historia del arte. Se les debe dar el nombre que se merecen»

David García y Antònia Torelló posan con el libro ‘HARTAS’. | S.C.

Historiadores del arte. Residentes en Consell, Antònia Torelló ha escrito su primer libro ‘HARTAS’, que ilustra David García Vivanco, que trabaja en la revista satírica ‘El Jueves’. Es un proyecto común para dar a conocer las mujeres artistas que han caído en el olvido durante toda la historia del arte. Ya trabajan en la segunda parte

¿De dónde surge la idea de escribir el libro?

Antònia Torelló [A.T.]: Es un proyecto común y una constante, año tras año. Terminaba el curso y me daba cuenta de que había pasado otro año más sin haber estudiado ninguna mujer artista. No solo era una cosa mía, había más compañeras que se preguntaban lo mismo. Era una duda que se hacía cada vez mayor y me inquietó desde el principio… Había algunas, pero eran hijas de, mujeres de… y siempre iban ligadas a hombres. Solo vimos a Ende y muy por encima.

David García [D.G.]: De hecho, cuando le dimos la idea de libro yo hice tres personajes concretos de prueba para ver cómo encajaría en texto con la imagen. Era una conversación recurrente.

Y una vez terminada la carrera…

A.T.: Me doctoré y en ese momento me puse a investigar sobre mujeres artistas de todos los tiempos. Este fue el punto de partida de donde saldría el libro.

El título es impactante…

A.T.: La palabra arte es universal pero HARTAS es una casualidad llena de intenciones.

¿A qué se debe que no se hayan estudiado mujeres a lo largo de la historia?

A.T.: Porque a lo largo de la historia nadie ha tenido la inquietud de estudiarlas y porque es una manera de quitar protagonismo a las mujeres. A todos los estudiantes de historia del arte se nos ha enseñado que Wassily Kandinsky es el primer pintor abstracto de la historia del arte, pero si se hiciera caso de las mujeres artistas se tendría que cambiar toda la historia del arte moderno puesto que la primera persona que pintó un cuadro abstracto no fue Kandinsky sino Hilma Af klint cuatro años antes. Esto implicaría cambiar toda la historia del arte contemporáneo y no interesa. Además, que está escrito por hombres.

¿Si usted fuera docente impartiría una clase en base al modelo educativo, que en realidad no coincide con la historia real que ha investigado?

A.T.: Se debería cambiar desde la base. Yo formo parte de una plataforma llamada ‘La Roldana’. Éramos un grupo de chicas que no nos conocíamos vinculadas a la historia del arte. Queríamos cambiar el currículum educativo de los institutos, que es donde nos interesaba meternos. Lo presentamos en el ministerio de educación de Madrid y aprovechamos la coyuntura de cambio de ley para intentar que nuestras modificaciones entraran en las leyes.

Hay una clara reivindicación en su libro…

A.T.: Es muy clara, no es comprensible que en el siglo XXI las mujeres sigan siendo nulas en la historia del arte. Hemos tenido mujeres artistas que revolucionaron el mundo de la historia cambiando modeles estéticos, modelos figurativos, reivindicaciones en la manera de pintar… Se les debe dar el nombre que se merecen y si se tiene que reescribir la historia del mundo del arte se debe hacer. Se debe reivindicar a las mujeres impresionistas, tienen un valor enorme porque los temas impresionistas se daban dentro de los burdeles y de los cabarets y, ellas, no tenían acceso.

Ahora mismo, ¿Cómo está el papel de la mujer en el mundo del arte?

A.T.: En los últimos estudios que se hicieron hay más de un 70% de alumnas que son mujeres y en las ferias artísticas las mujeres artistas representan menos de un 25%.

¿Cómo ha sido trabajar con Antonia Torelló?

D.G.: Le dimos forma entre los dos. Antònia lleva la parte de texto y yo la parte gráfica. Hay que tener en cuenta que son caricaturas y que deben ser reconocibles a las personas que representan.

¿Cuál ha sido la artista más complicada de ilustrar?

D.G.: Rosario Valls, porque solo existía un dibujo.

La caricatura no solo es satírica…

DG.: La caricatura es una representación exagerada de una persona y para que sea reconocible se debe entender la fisonomía y manipularla de acuerdo con lo que muestra. Tiene que tener una intencionalidad muy clara.

¿En este caso es un claro homenaje?

D.G.: Un homenaje es lo que estamos haciendo aquí, no hay una burla, no hay una crítica, y llevarlo a mi estilo buscando ese acercamiento geométrico, abstracto, sintético. Por ello, con todos estos elementos hemos hecho un homenaje claro a cada una de ellas. ¿

Le pone un elemento muy característico a cada una de ellas?

D.G.: Es un toque humorístico muy sencillo a cada una de ellas, y poder vincular las caricaturas con el texto. Hay detalles que son evidentes, son guiños que realmente son nuestros. Todas las obras son niveles de lectura.

¿Hay nuevos proyectos a la vista?

D.G.: Ya podemos confirmar que estamos trabajando en la segunda parte de HARTAS que, si todo sigue según lo previsto, saldrá en marzo de 2022.

Compartir el artículo

stats