Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La regidora de Juventud de Calvià niega malestar laboral en su área

Marga Plomer compareció ante el pleno para explicar por qué una de sus directoras generales acabó cesada y su sucesora dimitió de su cargo

Marga Plomer.

La tercera teniente de alcalde de Calvià, Marga Plomer (Podem), compareció esta semana ante el pleno tras una solicitud del partido de ultraderecha Vox para explicar qué está pasando en el departamento de Juventud y Participación Ciudadana que está bajo su control, en el que en una legislatura se han sucedido dos directoras generales con apenas un año de diferencia. La primera fue destituida por el alcalde Alfonso Rodríguez Badal (PSOE) tras recibir acusaciones de acoso laboral por parte de empleados municipales y la segunda dimitió oficialmente por motivos personales.

En una comparecencia que fue aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos (incluidos los del gobierno municipal: PSOE y Podem-Més), Plomer negó que exista malestar laboral en ese departamento.

«El equipo trabaja. Hace un buen trabajo, con ilusión, con entrega. Siempre tenemos buen rollo en nuestro departamento. Hay mucha gente que ha pasado por el departamento y que después se ha ido para mejorar profesionalmente o por asuntos personales, de conciliación», respondió la regidora, ante las preguntas formuladas por la concejal de Vox Esperanza Catalá. Respecto a la primera directora general, Margarita Segretín, que fue cesada de su cargo en agosto de 2020, Plomer cuestionó la veracidad de las denuncias por acoso laboral que presentaron un grupo de empleados municipales.

«Hubo falsedad por no sé qué intereses», dijo. Afirmó también que ella, como concejal, «no he tenido nunca conocimiento de que se hubiese presentado ninguna denuncia a Inspección de Trabajo» contra esta directora general por mobbing.

Como informó este diario el 7 de agosto de 2020, un funcionario de carrera, una funcionaria interina y dos trabajadores de empresas municipales y subcontratadas denunciaron ante Trabajo haber sufrido un hostigamiento. Ese escrito se registró con fecha 5 de agosto de 2020, a las 11.16 horas y con el código RGE009919492020. Los denunciantes llevaron igualmente el caso a la Oficina del Defensor del Pueblo (ver despiece adjunto), que lo admitió a trámite y, tras solicitar información al Ayuntamiento, lo acabó archivando, una vez se había oficializado el cese de Segretín.

En su comparecencia, a Plomer se le preguntó también por la dimisión de otra directora general, Maria Isabel Sureda, apenas un año después de ser nombrada. Oficialmente, argumentó «motivos personales». La teniente de alcalde de Participación y Juventud señaló que había desempeñado un buen trabajo y que, en ningún momento, observó ningún problema en su relación laboral con las personas a su cargo.

A preguntas de sus socios de gobierno sobre el trabajo realizado desde su departamento, la regidora leyó un detallado listado, en el que incluyó la organización de talleres de cocina, producción musical y autoestima; excursiones; exposiciones; seguimiento de asociaciones juveniles; promoción de jornadas lúdicas, como una dedicada al arte y deporte urbano; fiestas y conciertos, entre otras muchas actividades.

El dato

A finales de 2020, Calvià informó al Defensor del Pueblo, que analizaba el caso de ‘mobbing’ con la primera directora general, de que en junio de ese año había recibido una nota de Inspección de Trabajo solicitando la evaluación de riesgos psicosociales realizada en febrero.

Compartir el artículo

stats