Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alcaldes temen el impacto de la anulación de la plusvalía

Los consistorios, a la espera de conocer los detalles de la sentencia del Constitucional para determinar su alcance

Los alcaldes temen el impacto de la anulación de la plusvalía

El presidente de la Felib y alcalde de Costitx, Antoni Salas, ha asegurado que los ayuntamientos asisten con «preocupación» la anulación del impuesto de plusvalía por parte del Tribunal Constitucional debido principalmente a que coincide con la elaboración de los presupuestos municipales de cara al próximo año 2022, ya que la medida conllevará una reducción de los ingresos que a su vez redundará en una disminución de las partidas de gasto. 

Salas calcula que los ingresos municipales en concepto del impuesto de plusvalía suponen «entre un dos y un cuatro por ciento» de los ingresos totales de los ayuntamientos, aunque este porcentaje varía en función de si los municipios son turísticos o no. En cualquier caso, Salas matiza que «la plusvalía no desaparecerá, sino que se recalculará el gravamen» que aplican los ayuntamientos para calcular el impuesto, que a partir de ahora «podrá ser un valor decreciente». El presidente de la Felib confía en que la federación española de municipios tome cartas en el asunto para establecer una estrategia conjunta que defienda los intereses de los ayuntamientos.

En el caso de Calvià, si el impuesto de la plusvalía llegase finalmente a desaparecer supondría un duro golpe también para las finanzas municipales. Cabe recordar que, en 2019, el Consistorio recaudó 12,6 millones de euros por este concepto, mientras que en 2020 (año de la pandemia) ingresó 8,7 millones. El gobierno municipal no entra a valorar el alcance de la sentencia a la espera de conocer sus detalles. «Hay que esperar a ver exactamente qué dice la sentencia para ver cómo afecta y esperar la modificación en la que está trabajando el ministerio de Hacienda», señalan fuentes municipales.

Tampoco se ha querido pronunciar en extensión el alcalde de Llucmajor, Eric Jareño (PP), quien ha recordado que es «un tema que afectará a todos los ayuntamientos». "Todavía no hemos podido hacer una valoración», agrega el alcalde. El primer edil de Inca, Virgilio Moreno, explica que en el caso del ayuntamiento del Raiguer los ingresos en concepto de plusvalía han sido este año de 450.000 euros, lo que significa un 1,8 por ciento de los ingresos tributarios. El primer edil también lamenta que la sentencia del Constitucional alterará la elaboración de los presupuestos del próximo año, en los que también se preveían unos ingresos similares. «Nos ha cogido haciendo los presupuestos y condiciona mucho la redacción ya que deberemos equilibrar los ingresos con los gastos», explicó Moreno que expresó su confianza en que el gobierno central se pronuncie a favor de compensar a los ayuntamientos. «Si se suprime este impuesto, debemos tener una compensación proporcional», señala el alcalde inquer, que recuerda la experiencia del anterior gobierno Aznar, que «eliminó el IAE a los ayuntamientos y no lo compensó».

El alcalde de Marratxí, Miquel Cabot, calcula en 1,5 millones la cifra que ha ingresado este año el Ayuntamiento por la plusvalía. Cabot espera que las entidades municipales «hagan un frente común» para defender sus intereses y señala que el consistorio de Marratxí podrá compensar la disminución de ingresos con el remanente municipal para mantener las inversiones previstas. «Tenemos que esperar a ver cómo queda el tema y cómo reacciona el gobierno central», concluye.

El alcalde de Felanitx, Jaume Monserrat, deja claro que esta anulación supondrá «una merma» en los ingresos municipales. En concreto, este impuesto supuso para las arcas municipales una inyección de 150.000 euros en 2019 mientras que en 2020, el montante ascendió a 187.000 euros. «Toda la falta de ingresos implicará que deberemos reequilibrar las cuentas municipales de otra manera, por lo tanto, este dinero no estará para cubrir el presupuesto y los gastos son los mismos, por ello, los deberemos sacar de otro sitio. Es verdad que 150.000 euros de todo el presupuesto municipal no es una barbaridad pero son estos pequeños mordiscos que te complican que debas hacer equilibrios para cuadrar las cuentas municipales».

En Manacor, la regidora de Economía y Hacienda, Maria Antònia Truyols, admite que «algún día tenía que pasar». La responsable económica manacorina confiesa que la plusvalía municipal es un impuesto que hace mucho tiempo que “está en entredicho” porque la forma de cálculo es un “tanto extraña”. “Se esperaba que en algún momento se modificara o bien porque el legislador modificara la fórmula de cálculo o bien porque se pronunciara el Tribunal Constitucional. En este caso, se ha avanzado el Tribunal Constitucional. Ahora veremos si el legislador se pone a regular así como toca este impuesto”. Sea como sea, la realidad es que son unos ingresos tributarios que el Ayuntamiento dejará de tener y que la regidora calcula en un millón de euros aproximadamente. 

"Supondrá una merma importante de los ingresos", manifiesta la titular de Hacienda del ayuntamiento de Sóller, Andrea Pomar, que ha explicado que en los tres primeros trimestres del año ha supuesto unos ingresos de 610.000 euros mientras que la suma de la recaudación del impuesto de plusvalía en los ejercicios 2017, 2018,2019 y 2020 asciende a  3.750.000 euros.

Compartir el artículo

stats