Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santanyí aboga por «controlar» el parking que utilizan los bañistas del Caló des Moro

Ante las preguntas de la oposición, la alcaldesa afirma que «no puede estar de acuerdo en reducir las plazas»

El aparcamiento de Cala Llombards, ayer. | AY. SANTANYÍ

La alcaldesa de Santanyí, Maria Pons, tiene claro que como menos se hable del Caló des Moro, menos efecto llamada tendrá pero la saturación del aparcamiento de la entrada de Cala Llombards ha protagonizado parte de las preguntas de la oposición en el pleno municipal. Así, Jaume Amengual de Suma recordó que en 2018 oposición y equipo de gobierno votaron a favor de regular el parking y preguntó a la alcaldesa si seguía estando de acuerdo con dicho proyecto.

La primera edil Maria Pons fue clara: «El Ayuntamiento no puede estar de acuerdo en reducir las plazas de aparcamiento pero una cosa distinta es controlarlo». Ante las críticas de la oposición, Pons recordó que el Consistorio no tiene ningún interés en gastar dinero en la contratación de seguridad privada como ha hecho este verano para controlar la saturación que se vive en el litoral santanyiner. También remarcó que dispone de un informe del jefe de la Policía Local que determina que reducir las plazas de parking implicaría volver a la problemática vivida antes de disponer de dicho aparcamiento. Es decir, indisciplina viaria y saturación de estacionamientos en distintas calles de Cala Llombards. Además, destacó Pons que cuenta con 522 firmas de vecinos de Cala Llombards que piden que «el aparcamiento no se toque» porque gracias a esta infraestructura se ha evitado «el caos» vivido antes de tener disponible dicho aparcamiento.

Así las cosas, la primera edil dejó claro que «mientras dure la presión que tenemos cada verano, no puedo estar de acuerdo en una reducción de plazas porque el aparcamiento no es exclusivo del Caló des Moro, también es utilizado por los visitantes de s’Almunia, el faro de ses Salines, Cala Llombards o es Màrmols.

La oposición ya acusó al equipo de gobierno de paralizar durante un año la regulación del aparcamiento ya que «no se envió la documentación requerida» pero en este punto la alcaldesa reiteró que era «un tema técnico» y criticó a Suma de querer «hacer política de una cosa que no hay política». «Somos los más interesados en obtener el interés general del aparcamiento». El aparcamiento está dentro de las normas subsidiarias que todavía no están aprobadas porque el Consell no lo ha hecho. «Si debemos reducir las plazas a 237 porque así nos lo imponga el Consell, el Ayuntamiento deberá buscar una alternativa porque lo que puede ser es volver a tener coches por todas las calles y que los vecinos sufran las consecuencias de la saturación».

«Nosotros mantenemos que este aparcamiento se debe regular», reiteró Suma.

Compartir el artículo

stats