Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Preocupación en el colegio de Vilafranca por una fiesta de los Quintos en el patio

Temen por los desperfectos mientras que el alcalde sentencia que estará «muy controlada» por vigilancia y las fuerzas de seguridad

Uno de los accesos del CEIP Es Cremat que conducen al patio donde se celebrará la fiesta. | R.F.

«Al CEIP Es Cremat, NO. El ocio nocturno en otro espacio. En la escuela niños y educación». Así de contundente se expresa la comunidad educativa del CEIP Es Cremat de Vilafranca ante la anunciada fiesta de Halloween de los Quintos del municipio para este sábado. Docentes y familias consideran que no es el sitio más oportuno para celebrar esta fiesta que se prevé multitudinaria y, por ello, han remitido una carta al Ayuntamiento pidiendo un cambio de ubicación porque entienden que un espacio escolar no está preparado para este tipo de actos, además temen de las consecuencias que pueda tener esta celebración en la infraestructura educativa. Ante el anuncio de esta fiesta en el patio del colegio público, las quejas ciudadanas y de la comunidad educativa circulan por las redes sociales como la pólvora.

Tòfol Jaume es el secretario de la Apima Es Cremat y representante de las familias en el Consell Escolar. Lo primero que quiere dejar claro es que la comunidad educativa no se opone a que los Quintos celebren una fiesta de Halloween, se oponen a que el Ayuntamiento haya ofrecido el patio de Primaria del colegio público como escenario de dicha fiesta. Evidentemente, saben que se trata de una propiedad municipal y que el Ayuntamiento puede ceder el uso de la instalación pero consideran que Vilafranca dispone de otras ubicaciones para llevarla a cabo. Además, una de sus grandes preocupaciones es que para llegar al patio donde se celebrará la fiesta, se debe acceder por la entrada de infantil, donde está el material de los más pequeños. «El patio de infantil y de primaria está separado por una barrera pero en el caso del patio de Primaria donde se celebrará la fiesta está todo abierto», explica. Eso sí, Jaume aclara que desde el Ayuntamiento se insiste que se habilitarán vallas para impedir que los participantes en la fiesta accedan al material escolar. «Nos preocupa las consecuencias que esta fiesta pueda tener en el patio», explica el secretario de la Apima. «Han contratado seguridad privada pero se prevé que asistan más de 500 personas», afirma visiblemente preocupado.

De hecho, este malestar se trató en el último Consell Escolar, que abogó por remitir una carta al Ayuntamiento explicando que Es Cremat no era «el mejor espacio para hacer este tipo de conciertos». Es verdad que el colegio público ha servido de escenarios para la Fiet (la fira de teatro infantil) o para conciertos pero no son las mismas circunstancias. «No discutimos si es el momento de hacer esta fiesta, pero que no lo hagan en este espacio porque nos preocupa si estará limpio para retomar las clases día 2», razonan desde la Apima, que también muestra su preocupación si hay desperfectos.

La misma preocupación expresa la directora de Es Cremat, Maria Andreva Adrover. «Como directora no me puedo negar porque es un espacio del Ayuntamiento. En un principio pensábamos que era una fiesta para los jóvenes del pueblo, pero nos hemos enterado de que vienen autocares de fuera, por ello, le manifestamos al alcalde nuestra preocupación por lo que pudiera pasar a las instalaciones y al material escolar pero nos dice que estará todo controlado por seguridad privada y que no debemos pasar pena», relata la directora que recuerda que en la carta también piden que, si al final no es viable celebrarla en otro sitio, el Ayuntamiento se comprometa a dejar el centro escolar en las mismas condiciones para empezar las clases tras el puente de Tots Sants. «El alcalde nos dice que todo está controlado y que no hay que preocuparse por nada», insiste la directora, que deja claro que «una vez manifestada nuestra preocupación, no podemos negar el uso del espacio al Ayuntamiento» porque es de propiedad municipal. Además de barreras para evitar que los asistentes de la fiesta de Halloween organizada por los Quintos puedan acceder al patio de infantil y de la vigilancia, también se habilitarán baños móviles para evitar que se utilicen los del centro.

«Como si nadie hubiera pasado»

«Está todo muy controlado», sentencia el alcalde de Vilafranca, Montserrat Rosselló, que recuerda que durante las celebraciones de la beata, en verano, ya se utilizaron las instalaciones educativas para dos fiestas. De todas formas, insiste en que la situación estará bajo control». «Habrá cuatro guardias de seguridad, cuatro policías municipales, dos patrullas de la Guardia Civil y solo se usará el patio». «El martes estará todo limpio como si nadie hubiera pasado por las instalaciones», garantiza el primer edil, que ante las críticas de utilizar otro espacio asegura que en el parque no es posible porque «está cerrado de doce a seis de la mañana» y que en el pabellón se ha descartado por ser un puesto cerrado. «Es Cremat es el mejor sitio para tener controlados a los asistentes», zanja el primer edil.

La fiesta de Halloween de los Quintos del 2000 arranca a las 21 horas. En sus redes, los organizadores dejan claro que se cumplirá con la normativa covid vigente, por ello, habrá aforo limitado, controles de accesos y se recuerda la necesidad de evitar aglomeraciones y de utilizar la mascarilla.

Compartir el artículo

stats