La huelga de basuras se ha desconvocado oficialmente. En aras a poder retomar la negociación de un convenio colectivo, los representantes de los trabajadores dieron ayer este paso como «muestra de buena voluntad», tras la petición de las empresas agrupadas en la Asociación de empresas de Recogida y limpieza (AERLIB).

Patronal y sindicatos volvieron así a sentarse para tratar de desenquistar el conflicto que dejó buena parte de los municipios de la isla sin recogida de basura durante una semana. Desde el sindicato CCOO, su delegado Miguel Ángel Pardo confirmó a este diario que decidieron desconvocar el paro porque así lo había solicitado la patronal. Era una petición «para rebajar la tensión», y a la que ha accedido la parte sindical porque «se está negociando de buena fe», afirmó. De hecho, esta mañana continuarán las negociaciones para avanzar al tan reivindicado convenio autonómico, con el que las partes en disputa confían alcanzar la paz laboral.

La reunión de ayer tuvo lugar en la sede de la conselleria de Turismo y Trabajo, en Palma, que está ejerciendo de mediadora.

Las conversaciones se reprendieron horas después de que el sindicato UGT denunciara que el actual sistema de externalización del servicio de recogida de residuos por parte de los Ayuntamientos fomenta la corrupción y culpara directamente a los alcaldes mallorquines de apostar por este modelo «fracasado» que ha desembocado en el conflicto laboral y la huelga, que pasó a estar suspendida y ahora finalmente ha sido desconvocada formalmente. 

El diálogo prosigue, si bien el secretario general de Servicios Públicos de UGT, Miguel Ángel Romero, ya ha advertido de que los problemas del sector no se solucionarán con el convenio autonómico que está en negociaciones porque, según añadió, «después vendrá el conflicto con los camiones» debido al mal estado del material que las empresas ponen al servicio de los trabajadores. «Algún día tendremos una desgracia seria», indicó Romero.