Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exoneran a Sóller de expropiar la Fàbrica Nova por 4,7 millones

El edificio fue protegido como BIC por el Consell antes de la demanda - El PGOU calificaba el complejo como equipamiento

La antigua fábrica de tejidos situada en el centro de Sóller cerró sus puertas en el año 1971. J. M. E.

El Jurado Provincial de Expropiación Forzosa ha exonerado al ayuntamiento de Sóller de tener que expropiar la Fàbrica Nova por la que sus propietarios pedían una indemnización por valor de 4,7 millones de euros.

La resolución pone fin a la vía administrativa promovida por la propiedad contra el consistorio de Sóller que en su Plan General de Ordenación Urbana de 1998 (PGOU) calificó la antigua fábrica como equipamiento, el argumento esgrimido por sus titulares. El tribunal administrativo ha desestimado la demanda porque el recinto industrial fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de monumento dos años antes de que la propiedad promoviera ante el ayuntamiento su expropiación. El jurado viene a dar la razón al ayuntamiento de Sóller, que alegó ante este organismo que la declaración de BIC anulaba automáticamente la calificación urbanística de la Fàbrica Nova, al ser una figura proteccionista que está por encima del PGOU y además aplicada por otra institución, en este caso el Consell de Mallorca.

Desde el ayuntamiento, el vicealcalde Carlos Darder manifestó su satisfacción por el acuerdo tomado por el Jurado Provincial de Expropiación, algo que permite aliviar las arcas públicas al quedar exoneradas de tener que hacer frente al pago de la millonaria indemnización que reclamaban los propietarios del inmueble.

La Fàbrica Nova es el único ejemplo que ha sobrevivido del pasado industrial de Sóller, que a mediados del siglo pasado llegó a contar con más de una docena de fábricas de tejidos. Pese a su mal estado de conservación, el edificio cuenta con toda la maquinaria para la producción de telas que dejaron de producirlas en el año 1971, cuando sus propietarios optaron por cerrarla tras acogerse a un plan de reconversión industrial.

La Fàbrica Nova ha pasado por distintas vicisitudes a lo largo de las últimas décadas. De hecho, el 50% de la propiedad estuvo en manos del ayuntamiento durante unos años, cuando aceptó la herencia de su propietaria, la hija ilustre Adela Oliver Llinás, que la donó al municipio a cambio de convertirla en un museo textil. Al final el consistorio tuvo que renunciar a la propiedad tras haberse superado el plazo estipulado para crear el museo.

Desde entonces, Sóller ha abogado por que sea el Consell de Mallorca quien compre o expropie la fábrica, sobre todo tras declararla BIC. El mal estado de conservación hace peligrar el futuro de un inmueble que está ubicado en pleno centro de Sóller y que se degrada a pasos agigantados, hasta el punto de que su techumbre amenaza con desplomarse.

Fornalutx rehabilita el casal de Can Xoroi

El ayuntamiento de Fornalutx ha adjudicado las obras de rehabilitación del casal de Can Xoroi, que a medio plazo acogerá la sede del nuevo ayuntamiento. La inversión que se acometerá en los próximos meses permitirá habilitar las oficinas municipales, dotar el edificio de baños, ascensor y climatización para que Can Xoroi pueda acoger los despachos y la sala de plenos del consistorio.

Compartir el artículo

stats