Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Queman contenedores en Santanyí que se ve obligado a asumir la retirada de basura

La alcaldesa vive la situación con «preocupación y rabia» ya que la contrata no ha prestado el servicio y ha sido la empresa municipal la que se ha encargado de retirar las bolsas acumuladas

26

Queman contenedores en Santanyí que se ve obligado a asumir la retirada de basura

Cuatro contenedores quemados durante la madrugada de este jueves en Cala d’Or, un camión de recogida de basura de la empresa concesionaria con la rueda pinchada y contenedores llenos de bolsas son las consecuencias que vive Santanyí durante este «aplazamiento» de la huelga de basuras. Una situación que genera «preocupación» y «rabia» por partes iguales a la alcaldesa de Santanyí, Maria Pons. «No se ha hecho el servicio», afirma contundente. Acto seguido, la primera edil deja muy claro que en relación a los contenedores quemados «el Ayuntamiento no tiene sospechas de quién ha sido». De todas formas, los rumores que circulan por el municipio son que es muy difícil no asociar los hechos. 

Sea como sea e independientemente de la autoría de estos actos vandálicos, la realidad es que el Consistorio ha tenido que tomar cartas en el asunto ante la acumulación de basura en los distintos núcleos poblacionales. Así ha sido la empresa municipal SEMDESA la que se ha encargado de retirar las bolsas de la calle acumuladas porque estos días la contrata no ha prestado el servicio y en el caso de la recogida «bilateral» solo ha llegado al 25%. «Ya es un tema de salubridad», sentencia Pons. «Con la acumulación de bolsas en la calle o en los contenedores habrá ratas por todo. Tengo que poner solución y salvar a la población de otra enfermedad», manifiesta. Por ello, se ha adoptado una «solución in extremis». La empresa municipal ha recogido la basura y la ha depositado en un solar municipal cerca del cementerio de Santanyí.

En cuestión de una hora, la empresa concesionaria ha facilitado cubetas donde se han depositado las bolsas de basura que han sido trasladadas a Tirme. «Debemos dejar claro que ha sido una solución momentánea», inciden desde el Ayuntamiento. La realidad es que el municipio aún tiene hoteles y restaurantes abiertas. Durante la temporada alta, tienen contratado un aumento de frecuencias para recoger la materia orgánica generada por los establecimientos hoteleros y de restauración. Por ello, se ha adoptado por la retirada por pura cuestión de salubridad.

¿Y que consecuencias tendrá? «Ya hemos comunicado a la empresa concesionaria que no cumple con sus servicios y eso puede conllevar una sanción». «Tenemos un incumplimiento del servicio de la contrata. Si los trabajadores no cumplen con la contrata, no es un problema del Ayuntamiento, es un problema de la empresa. El Ayuntamiento ha comunicado a la empresa que no cumplían con sus servicios y que estudiamos emprender las acciones legales para que los cumplan o para descontar los días que no han hecho el servicio», resume Pons, que aclara que también valorarán el tiempo dedicado por la empresa municipal para después pedir indemnizaciones porque el tiempo que han dedicado a quitar basura, han dejado de hacer otras tareas».

En Portocolom

Y si Santanyí es un municipio turístico, Felanitx también tiene zona turística. La teniente de alcalde y regidora de Medio Ambiente, Catalina Soler, asegura que las quejas de la ciudadanía se han disparado una vez que se anunció el aplazamiento de la huelga. «Durante la huelga, la gente lo entendía. Ahora ya no. De hecho, hemos recibido muchas quejas de restaurantes de Portocolom avisando que si no se recoge la basura se verán obligados a cerrar por un puro tema de salubridad».

Alaró recurre a personal externo para retirar basura

A pesar de que la huelga quedó aplazada el lunes, en la localidad de Alaró los trabajadores solo han retirado estos días una parte de los residuos acumulados por los vecinos, una circunstancia que ha obligado al Ayuntamiento a recurrir a la brigada municipal y a personal externo (entre hoy y mañana) para dejar el pueblo en condiciones de salubridad. «Nos está costando dinero, y no es justo para los ciudadanos porque pagarán el doble», lamenta el alcalde Llorenç Perelló.

«La brigada ha retirado más de 170 bolsas repartidas por todas las calles de Alaró que tenían que haberse recogido el día anterior», explica a modo de ejemplo el primer edil. 

El Ayuntamiento está documentando los incumplimientos que se han registrado en la recogida de residuos y ha elaborado un informe que «acredita que las bolsas no se han recogido en los últimos días», una información que podría servir para descontar a la empresa las jornadas en las que no ha prestado el servicio.

Compartir el artículo

stats