Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fent i desfent | Sant Llorenç hace hijo adoptivo a Rafel Nadal por donar un millón de euros

Rafa Nadal, nombrado Hijo Adoptivo de Sant Llorenç por su ayuda tras la 'torrentada' Biel Capó

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Rafa Nadal, nombrado Hijo Adoptivo de Sant Llorenç por su ayuda tras la 'torrentada' Rosa Ferriol

Ser hijo adoptivo de Sant Llorenç tiene un precio, por Rosa Ferriol

Querido, ser hijo adoptivo de Sant Llorenç tiene un precio. Concretamente, un millón de euros. Así este miércoles el gran Rafel Nadal se ha convertido en hijo adoptivo de Sant Llorenç por la donación que hizo al municipio azotado por la torrentada. Me parece muy bien, pero desde mi humilde punto de vista el gesto que le hace merecedor del reconocimiento fue verlo ataviado con las botas y escoba en mano quitando barro. Conmocionado por la catástrofe, se desvivía por ayudar al que considera su «segundo pueblo» . Y sí, tiene dinero e hizo el mayor donativo pero la realidad es que la humildad es su mayor don. Es un dios del tenis pero con los pies en la tierra. Y cambiando de tema, me pregunto, Joanet, ¿tu Villa Mora 2 tiene un precio? No te flipes porque no te puedo hacer un donativo multimillonario pero te quiero mucho, ¿esto te basta para hacerme hija adoptiva de Villa Mora 2 ? ¿Querías alegaciones para cambiar tu plan? Sal a tu jardín y divisa mi gran y majestuoso regalo que nunca [pero nunca] antes de conocerte pensé que compraría algo así, pero claro, contigo al lado he aprendido que nunca volveré a decir de este agua no beberé, porque no sé cómo lo haces pero siempre acabo bebiendo. ¡Desde Sant Llorenç con amor!

El ‘postureo’ programado tiene su recompensa, por Joan Mora

Querida; tu regalo ondea a los cuatro vientos desde el mástil colocado en mi humilde morada. Humilde, de verdad, no de ‘postureo’. Siento ser políticamente incorrecto pero a mí el Rafel Nadal no es santo de mi devoción y sé que me tiro tierra encima. Será que él es rico y yo pobre. Será que el puede dar un millón de euros y yo como mucho lo que podría hacer sería enfangarme hasta las orejas para ayudar a los vecinos de Sant Llorenç. Y además lo hacen hijo adoptivo. Que me perdonen Sant Llorenç y Nadal, pero darle un título honorífico por haber hecho donación de dinero supone un insulto a todos aquellos que de verdad lo perdieron todo, incluso su vida. Y para todas aquellas personas que anónimamente colaboraron en su medida para ayudar. Si realmente ese señor fuera tan y tan bueno como nos lo han pintado no lo hubiéramos visto quitando lodo (para mí, ‘postureo’ programado) y mucho menos se sabría que donó tal cantidad de dinero. Me asquea que se hagan ‘parts i quarts’ con los demás que se rascaron el bolsillo desde el anonimato mientras que a Nadal, por ser vos quien sois, lo elevan a hijo adoptivo solo por tener una cartera cargada de billetes. En fin, me callo. ¡Desde Sóller con amor!

Compartir el artículo

stats