Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Na Poli, la perra ‘influencer’ de la alcaldesa

Desde hace un año, Maria Pons cuenta con una compañera de aventuras de lo más lista. La perra, que recibe el nombre en honor a la Policía, es de lo más famosa en Santanyí

Na Poli, la perra ‘influencer’ de la alcaldesa. R. F.

Na Poli es la perra de la alcaldesa Maria Pons. Podríamos decir que es una perra influencer, si uno tiene en cuenta las interacciones y reacciones que causa en las redes sociales cada vez que la primera edil de Santanyí comparte una foto con su compañera de aventuras. Maria Pons es una de las alcaldesas activas en las redes, su actividad genera entre 100 y 200 interacciones pero cuando se trata de na Poli, las cifras rondan el medio millar. De hecho, la presentación en sociedad de la nueva compañera de aventuras de la alcaldesa, el 25 de septiembre de 2020 [coincidiendo con el confinamiento de la alcaldesa por positivo en covid] disparó las visualizaciones que rozaron el millar. Pons explica que Poli viene de Policía, su «querida Policía». Y es que cabe recordar que fue regidora de Policía.

Fue el agente rural Damià Obrador quien la avisó que después de berenar le traería una sorpresa. Directo de Natura Parc, compareció con la perra. «Es muy potente. Nos lo hizo pasar muy mal porque hacía desastres», recuerda la primera edil de aquellos primeros días con na Poli. Ahora, ya calmada, la vigila desde el móvil gracias a las cámaras instaladas en casa. «Es muy lista», zanja la alcaldesa. De hecho, sabe perfectamente cuándo su dueña gira la esquina para llegar a casa. Basta oír su voz y rápidamente ya la espera en el balcón. Con mirada vigilante como si de una auténtica policía se tratara, también queda a la expectativa cuando Maria Pons se va de casa. Si gira hacia al Ayuntamiento, todo en orden pero como se vaya hacia la otra calle, empieza a ladrar como si reclamara que se la llevara con ella.

E incluso comparten aficiones. Las dos, a primera hora de la mañana, salen a pasear. Suele hacer nueve kilómetros diarios. Además es una perra con preferencias. Reconocerá el coche de la alcaldesa en un aparcamiento lleno de vehículos pero empezará a ladrar en caso de topar con bicicletas o patinetes. «No le gustan», explica. Así la alcaldesa presume de una perra lista pero también famosa en Santanyí hasta tal punto que se ha visto en la tesitura de andar por la calle y que un vecino, medio en broma, le espetara un «anda, Maria, te he conocido por na Poli».

La alcaldesa Maria Pons y na Poli posan para este diario en el parque canino de Santanyí. La complicidad entre ellas es total.

La falta de guarderías caninas ha llevado a una alcaldesa ocupada a contar con sus amistades para atender a na Poli. Así, no duda en agradecer la ayuda a Cati, Mariano, Tania, Dinko, Marga Obrador, las veterinarias Maria y Xisca y a Elda y su familia por siempre estar disponibles para cuidar a na Poli cuando el deber llama a la alcaldesa, además de aquellos amigos que no han rechistado si ha acudido a cenas y comidas con su fiel compañera.

Compartir el artículo

stats