Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Malos augurios en el arranque de la caza por el cambio climático

La falta de frío y nieve en el norte de Europa no ha propiciado la llegada de los tordos

Un tordo, también conocido como zorzal. J. M.

Este martes se levanta el telón a la temporada de caza menor 2021-2022. Coincidiendo con la festividad del 12 de octubre, tal y como establece la orden de vedas aprobada por el Consell de Mallorca, los amantes del arte cinegético ya podrán practicar esta actividad.

La normativa publicada en el Bolletí Oficial de les Illes Balears (BOIB) no contempla muchos cambios respecto a las temporadas anteriores.

La citada norma fija el final de la época de caza menor para el 30 de enero, aunque los aficionados que utilizan los filats de coll podrán continuar haciendo capturas de tordos hasta el 10 de febrero.

Los días hábiles de caza con escopeta son los martes, jueves, sábados, domingos y festivos de carácter nacional y autonómico. Los cazadores con filats lo podrán hacer los lunes, miércoles, viernes, fines de semana y festivos nacionales y autonómicos.

En cuanto al número de capturas máximas permitidas por cazador y día se fija un límite de 18 zorzales, mientras que para las perdices, seis ejemplares y un máximo de cuatro becadas.

Hay que recordar que este año el Consell ha prohibido la captura de tórtolas, debido al descenso en el número de ejemplares y a la espera de tener finalizado un estudio sobre su población.

Malas perspectivas

Los cazadores que desde el martes podrán realizar las primeras capturas de la temporada parece que lo tendrán un tanto difícil, sobre todo para la caza del tordo. La climatología poco propicia que facilite la emigración de esta ave desde el norte de Europa hasta el archipiélago hace que este año prácticamente no se hayan divisado estos pájaros. El zorzal es el ave por excelencia de la temporada de caza.

Bartomeu Colom, presidente de la Asociación de Cazadores con Artes Tradicionales de Sóller, ha atribuido este hecho a una consecuencia más del cambio climático. Según explicó, en estas alturas del año las nevadas que se solían registrar en el norte del continente propiciaban la emigración de los tordos hacia nuestras latitudes. Pero la falta de frío y, en consecuencia, de nevadas, hace que los tordos no emigren hacia zonas más cálidas.

Colom explicó que durante estos días, muchos cazadores han ido al monte para preparar las barraques y colls para que a partir de este martes estén a punto para iniciar una temporada que calificó como de «incierta».

Campaña para salvar aves marinas deslumbradas

El Govern y entidades de protección de la biodiversidad y las aves han puesto en marcha una campaña para pedir a los ciudadanos que avisen al 112 cuando encuentren aves caídas en zonas urbanas deslumbradas por la iluminación artificial de la costa.

En particular, en esta campaña de divulgación se hace un llamamiento a la colaboración ciudadana para proteger a los ejemplares jóvenes de pardela cenicienta (Calonectris diomedea), que estos días empiezan a hacer sus primeros vuelos desde los acantilados e islotes y en ocasiones se deslumbran y desorientan por las luces de la costa y caen en calles y jardines.

Estos ejemplares de virots grossos «quedan expuestos a colisiones, atropellos y son más vulnerables a los depredadores, como los gatos», indica la conselleria de Medio Ambiente.

El departamento autonómico dirigido por Miquel Mir lleva a cabo la campaña en colaboración con la Iniciativa de Investigación de la Biodiversidad de las Islas (IRBI) y el Acuerdo para la Conservación de los Albatros y Petreles (ACAP).

Además de las pardelas cenicientas se ven afectados por deslumbramientos los paíños y los virots petits, aunque en el caso de estas últimas aves es en otras épocas del año.

Si las aves caídas están en zonas de peligro, hay que recogerlas con cuidado con una toalla y dejarlas en una caja en ventilada hasta que sean recogidas por especialistas y también hay que informar si se encuentran a los ejemplares muertos. Cabe recordar que el virot gros es una especie catalogada como vulnerable a nivel estatal.

Compartir el artículo

stats